"Countdown" 4

Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 6998
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

"Countdown" 4

#1

Mensaje por Voivoda » 28 Mar 2024, 20:56

almacen.jpg
Desde luego no era el lugar más glamouroso de la capital del mundo, pero aquel almacén medio derruido y semiabandonado en Queens, junto a Belmont Park, servía como refugio de emergencia. La banda almacenaba en aquel lugar decenas de motos, herramientas de todo tipo, piezas de coches, autobuses y hasta de vagones de metro y la mayor cantidad de suciedad que uno pudiera imaginar. Era al mismo tiempo taller y trastero.

Pero protegía del sol. Montecristo y Nyx reconocieron la capacidad de Pagliacci para convencer al tipo aquel con pinta de vikingo del Medio Oeste. Los dos sabían que había sinceridad en las palabras de su compañera, que se había quedado especialmente impactada por haber encontrado a la tal Guadalupe. El gigantón aquel había mirado a la joven Caitiff, quien al asentir tras las palabras de Pagliacci había terminado por validar que pudierais sobrevivir un par de noches más.

Ahora sólo quedaba encontrar un par de colchones viejos en los que poder pasar el día...

A la noche siguiente
sob.jpg
El hambre se pasea por vuestros pensamientos al tiempo que la ansiedad mientras comprobáis cómo el almacén se va llenando de miembros de los "Sons of Blood". Todos se saludan entre sí como una hermandad que no hace distinciones de razas o géneros. Comprobáis que muchos, la mayoría, respiran, otros en cambio muestran la palidez propia de los cadáveres andantes. Algunos reparan en vosotros y os dedican miradas de desdén, aunque no os hacen demasiado caso, sobre todo cuando comprueban que Guadalupe os saluda y se sitúa cerca de vosotros.

En ese tiempo podéis escuchar algunos retazos de conversaciones. El FBI ha tomado la Universidad de Columbia, por ejemplo, lo que os da un cierto sabor dulce de victoria. Los Tremere deben estar acordándose bastante de vuestros ancestros. En vuestro antiguo barrio ha estallado una batalla campal entre la policía y los pandilleros afroamericanos, lo que os hace comprobar que el regreso a vuestro primer hogar es una quimera. También lo es moverse por el centro de Manhattan. El ejército ha dispuesto ya puntos de control en torno a los principales edificios y a las grandes avenidas. Y por lo que cuchichean algunos de los presentes, parece que llevan algún tipo de escáneres que hacen recomendable no asomarse por allí. Otros comentan también cómo han utilizado sus recursos, que por la forma que tienen de referirse a ellos no deben estar dentro de la legalidad, para fomentar el caos en el seno del ayuntamiento de la ciudad, donde hay una buena montada entre la cumbre de la OTAN y fuertes discusiones sobre algunos planes urbanísticos de la ciudad. Nyx llega a deducir que a la banda le interesa que se construyan nuevos edificios por la ciudad, ya que tienen en nómina a algunos empresarios. Justo lo contrario del camino por el que van sus propios planes.

Vais haciendo cábalas en vuestras mentes mientras el tiempo corre. Exponerse al exterior sin un plan y sin protección es probablemente el camino directo a acabar en manos de las fuerzas de seguridad. Y es probable que lo que queda del Principado de Panhard esté alimentando a la bestia para quitarse de en medio a Vástagos subversivos, y competencia alimenticia, aprovechando la cumbre internacional.

Guadalupe os hace una seña para que os reunáis y no pululéis más, al tiempo que se acerca el motero de aspecto nórdico que conocisteis en el pub la noche anterior. Su aspecto parece desmejorado y enfermizo, pero aún así impone por su altura. Veis que lleva un paquete en la mano que deja con poco cuidado en una mesa polvorienta cercana a vosotros. Parece querer retomar la conversación donde se quedó la noche anterior.
nsf.jpg
- Me importa una mierda quién atacara la universidad -dice sin más preámbulos, despertando de nuevo la alarma en cada uno de vosotros - Pero me vais a ser de utilidad.

El tipo señala la caja que ha dejado en la mesa.

- Llevadme esto a Harlem, la dirección va en el paquete. Tenéis que entregarlo a un tal Eddie Yen. Si volvéis de una pieza, podréis dormir aquí un día más- mira un momento a Pagliacci- Y a ti te daré alguna respuesta.

Un ligero escalofrío recorre a Montecristo al escuchar el apellido. A pesar de ser sutil, Pagliacci y Nyx notan que algo no va bien. El gigante vuelve a hablaros al tiempo que os señala con el dedo índice.

- Si tratáis de joderme, en la próxima caja vais vosotros y la dirección será la de los enfermos esos de los Shelby.

OFF: Tirada de Enardecimiento, por favor.
Imagen

Avatar de Usuario
Pagliacci (Pagliacci)
Periodista

Re: "Countdown" 4

#2

Mensaje por Pagliacci » 28 Mar 2024, 23:14

La periodista se sentía agradecida a Guadalupe, pese a haber dormido en aquel mugriento almacén lleno de grasa y porquería. En vista de los acontecimientos de las últimas noches, era lo mejor a lo que podían aspirar. La ciudad se había convertido en zona de guerra, su refugio se encontraba en uno de los campos de batalla y unos independientes como ellos, sin influencia, sin protección eran presa fácil, carnaza para los cazadores o para cualquiera de las bandas capaces de cometer cualquier tipo de atrocidad, ya fueron unos moteros o unos gánsteres británicos.

Sin embargo, el descanso no había ayudado a aliviar la tensión que le atenazaba y agarrotaba sus músculos. Podía sentir a la Bestia acechando bajo su piel, tentándola a entregarse a una orgía de sangre y placer. La correa con la que ataba a aquel yo ensombrecido estaba apunto de romperse, debía hacer algo para mantenerla a raya y pronto. En circunstancias como en las que se encontraban, no podía permitirse el lujo de dejarse llevar, alguien saldría herido.

La Caitiff asintió y cogió al paquete, valorando su peso, su temperatura, el posible contenido. No obstante, no se atrevió a preguntar, no tenía claro si podían conocer qué albergaba. Y, aunque estaba perfectamente dispuesta a abrirlo antes de entregarlo, esperaría a perder de vista a aquel intimidante chupasangres. Era evidente que Montecristo sabía algo, quizás conocía al señor Yen, quizás pudiera sentir qué se escondía en aquel cubo de papel.

- Gracias - Le dijo a su amiga, que se había mantenido a una distancia cercana - Gracias por darnos refugio esta noche. No lo olvidaré, espero poder devolverte el favor, algún día.

Después miró a sus camaradas, tenían mucho terreno que cubrir aquella noche. Entregar el paquete, averiguar en La Iglesia el paradero de Melinda, beber sangre... Nada de todo aquello saldría adelante si no eran capaces de alimentarse primero.

[Sube a Ansia 4].


https://www.youtube.com/watch?v=lPyS4USQqSo

Montecristo (Jebediah_Gogorah)
Investigador ocultista

Re: "Countdown" 4

#3

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 30 Mar 2024, 12:32

► Mostrar Spoiler
{ https://www.youtube.com/watch?v=cfKYImF ... heBadSeeds - Bright Horses by Nick Cave and The Bad Seeds }

Debajo de otro techo, es cuando más echabas de menos el tuyo. No había duda de eso. Por eso, a pesar del agotamiento, a Montecristo le costó en demasía adentrarse en las tierras de Morfeo y perder la conciencia como cada vez que el sol aparecía por el horizonte oriental, proyectando las alargadas sombras de los rascacielos de Manhattan casi hasta el infinito.

Como si de un refugiado se tratase, esperaba ahora en el campamento que una nueva esperanza anidara en su corazón muerto, la situación se revirtiera, y recuperara la tan añorada normalidad, que ni era normal ni era tranquila, pero al menos mantenían cierta libertad, que ahora con el pacto de Pagliacci, se había esfumado. Habían conseguido refugio y protección, sí, ¿pero a que precio?

Enseguida lo averiguarían, pensó, cuando fueron llamados por la amiga chicana de la periodista, y se citaron con el que pareciera el lider los "Sons of Blood". Montecristo no creía en los gremios, ni en sus códigos. Eso le había demostrado todos sus años en el cuerpo. La ética apenas servía para mantener a raya a los nuevos reclutas, ansiosos de calle y aventuras. Pero los más veteranos, como él, subsistían a base de corrupción, soplos, sobornos, amaños y engaños... todo lo más lejos de la ética de un policía, todo lo más lejos de una comisaria. En las calles, en algún rincón como aquel.

Eddie Yen era el único hijo de Sienna. Aquel que debiera llevar su nombre. Aquel que debiera ser Edward Hennessy. Y ahora, como en una maraña maldita de pañuelos en el mundo, en una ciudad tan inmensa, aparecía en escena para agujerearle el alma. No se planteó ni que trato tendría con los moteros; ni que disgustos le llevaría a su madre; ni en que líos andaría metido... tan solo le invadió un enorme sentimiento de vergüenza, que lo llevó primero al desasosiego ante un posible encuentro, y luego en una pena profunda. Todo se volvió un pequeño microcosmos donde nada más importaba. Ni su antiguo refugio, ni la guerra en su barrio, ni la presión asfixiante de la Segunda Inquisición.

Apenas escuchó la sentencia amezante del motero con su dedo acusatorio. Tampoco sostuvo el paquete ni lo quiso cerca. Tan sólo se giró y se alejó del motero vikingo y de sus compañeros. Intentaba ocultar el estado de derrumbe interior, y esa soledad, solo se la podía proporcionar ahora mismo, la calle y la helada brisa neoyorquina.

Nyx (DarkOsca)
Arquitecto

Re: "Countdown" 4

#4

Mensaje por DarkOsca » 31 Mar 2024, 11:10

► Mostrar Spoiler
Despertar en un cuartucho lleno de herramientas y mugre, apestando, no era el plan que tenía Nyx para la no vida. La situación en la ciudad es crítica, como casi siempre. Lo que más le preocupa es que también lo es a nivel particular, en su coterie. Se alegra, por supuesto, de estar junto a sus compañeros en esto, pero es consciente de que se agarra a un clavo ardiendo.

Por lo visto han vendido parte de su libertad a una banda de moteros que inspira 0 confianza, se han convertido en meros recaderos. Tienen que llevar una caja. No puede evitar recordar el mundo actual donde miles de personas trabajan como riders, transportando cualquier contenido por el que otros fulanos quieran pagar unos dólares.

Vuelve a sus compañeros, siente en el ambiente, en sus gestos, que están hambrientos, la situación es todavía más crítica, ¿tan crítica como para agotar una de las cartas que tiene bajo la manga?

Aprovecha cuando se quedan solos y pregunta lo más discretamente posible.

-Si lo necesitáis podéis alimentaros de manera segura. Iremos a visitar a mi familia.
► Mostrar Spoiler

Avatar de Usuario
Pagliacci (Pagliacci)
Periodista

Re: "Countdown" 4

#5

Mensaje por Pagliacci » 31 Mar 2024, 14:06

Montecristo parecía fuera de juego, completamente ajeno a la situación, sobrepasado y hundido por el reciente aluvión de reveses con el que les había recibido cada nueva noche. Sin embargo, la periodista lo necesitaba más que nunca, dependían unos de otros para salvarse, para encontrar a Melinda y sacarla del infierno en el que se encontraría. La Caitiff escuchó la oferta del arquitecto y asintió en agradecimiento, pero dijo:

-Creo que deberíamos separarnos o no podremos solucionar todos los problemas que tenemos entre manos. Vosotros dos podéis ir a visitar a tu familia, Nyx. Después, creo que deberíais llevar los dos este paquete -dijo sopesando lo que llevaba entre manos- a Eddie Yen. De esto no sólo depende vivir una noche más, sino proteger a David, también. Ellos saben como encontrar y dar caza al parásito que entró en su casa.

Dejó que las palabras calaran en ellos unos segundos, sabía que se estaba jugando bastante, ponía en sus manos conseguir o no refugio una noche más y, además, encontrar a su sire. Esta era información que le avergonzaba, que le exponía profundamente, pero que ya no tenía sentido seguir ocultando.

-El hombre que entró en su casa, el chupasangres que bebió la vitae de tu buen amigo y le alteró la memoria, es el mismo monstruo que acabó conmigo. Los Sons of blood pueden encontrarlo y, a través de ellos, por fin podría ajustar cuentas con el vampiro que me hizo esto - dijo mirando sus manos lívidas y grises- uno de los bastardos de la Mano negra.

Mientras tanto, quizás yo pueda encontrar a Melinda, en los túneles celebran esta noche una fiesta, se juntará mucha gente, se venderá información y también enfrentarán a algunos sangre-débil contra otros, como si peleas de perros se tratara. Aquello son las podridas entrañas de NY, pero allí soy bienvenida, probablemente pueda cazar y, seguramente, averiguar dónde se encuentra ella.


La paria miró a sus compañeros, de ningún modo era su jefe, su plan no era más que una propuesta y no esperaba que le obedecieran o siguieran su estrategia sin hacer preguntas u oponer resistencia. Así que, esperó a conocer su reacción, tratando de negar el creciente malestar que le roía desde dentro, como un hambre devoradora.


https://www.youtube.com/watch?v=Olgn9sXNdl0

Montecristo (Jebediah_Gogorah)
Investigador ocultista

Re: "Countdown" 4

#6

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 01 Abr 2024, 19:01

El tremere asintió a la propuesta de Nyx después de apagar la colilla de un cigarro con el zapato. Necesitaba alimentarse y necesitaba pensar con claridad.

- Yo puedo llevar el paquete - dijo extendiendo la mano y tragando saliva. - Puedo encargarme de éste tema yo sólo. - Evita cruzar la mirada con ninguno de los dos compañeros, que conocían de sobra que Montecristo ocultaba algo. Intentó desviar el tema, aflorando su instinto paternal con Pagliacci.

- ¿Estás seguro que deseas encontrarte con tu Sire, o como demonios queramos llamarlo? - Puso la mano en su hombro y le clavó la mirada demostrando su preocupación - Esta gente de la Mano Negra no se anda con chiquitas, y sinceramente, no me acabo de fiar tampoco de ésta panda de moteros. Espero que sepas lo que haces, y no que te éstes agarrando al único clavo ardiendo, como creo, que estás, estamos haciendo. - Retiró la mano - Yo llevaré el paquete. Creo que Nyx debería acompañarte a ti, más si existe la posibilidad de saber algo sobre Melinda. - Miró ahora al brujah para ver cual era su opinión, y de paso, volver a reiterar su aceptación de la oferta.

- Pero antes, necesito alimentarme, o voy a acabar perdiendo el control.
► Mostrar Spoiler

Nyx (DarkOsca)
Arquitecto

Re: "Countdown" 4

#7

Mensaje por DarkOsca » 01 Abr 2024, 20:39

La tensión es patente en el ambiente. Cada uno de sus compañeros elabora un plan. Lo hacen lo mejor que pueden, hay que reconocerlo. Están desesperados, estamos desesperados. Pagliacci propone que nos separemos en 2 grupos. Montecristo también o incluso que actuemos individualmente. Una y otro se rifan mi presencia, más bien mi no presencia. No les culpo, ahora mismo soy poco más que un bulto sin utilidad.

-Estoy de acuerdo con las acciones que proponéis pero...

En un mundo de secretos lo que va a proponer no es lo más popular pero siente que tiene que decirlo.

-Deberíamos...debemos ir juntos. Si hay algo que no podemos presenciar particularmente alguno de nosotros no debería ser problema. Sabemos en el mundo que estamos.

Y como recordatorio:

-Podemos empezar yendo a ver a mi familia. Después, podemos ver a la vuestra.

Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 6998
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

Re: "Countdown" 4

#8

Mensaje por Voivoda » 08 Abr 2024, 19:35

Aceptáis las palabras de Nyx como una manera en cierto modo de ganar tiempo estando juntos. Cada uno manejáis vuestros secretos, recuerdos y, sobre todo, dolores y ataduras de vuestras épocas mortales. Quizá no sois lo suficientemente amigos para dedicar una noche a contaros todos los detalles, pero quizá sí lo suficientemente camaradas como para respetar los silencios de cada uno. El camino hacia el noreste de Brooklyn es un recorrido en el que apenáis cruzáis palabra, cada uno sumido en sus propios pensamientos y preocupaciones.

Melinda, el Sabbat, Eddie Yen, David Anderson, los Shelby, la respuesta de los Tremere o la caja que os ha dado el motero de casi dos metros ocupan vuestras mentes. Preocupaciones que se circunscriben a un único objetivo: mover las piezas con la habilidad suficiente para echar el ancla en la ciudad de Nueva York antes de que un agente de las fuerzas de seguridad termine por apuntaros con una linterna en plena luz del día. Una partida en la que todos tenéis sentimientos y condicionantes personales que os hacen aferraros a vuestra humanidad y que, al mismo tiempo, os obligan a tomar decisiones seguramente arriesgadas.
feeding.jpg
Finalmente llegáis a una de esas miles de calles anodinas que conforman el verdadero Nueva York. A ojos del mundo, la Gran Manzana es una jungla de rascacielos y una orgía capitalista. La realidad va más allá de Manhattan y se compone de edificios residenciales de dos o tres alturas cuyos ocupantes apenas ganan el salario mínimo y sobreviven en un país sin escrúpulos con los que menos tienen.

Prácticamente en la misma calle viven varios primos de Nyx. El Brujah apenas ha dado detalles a sus compañeros sobre su familia, con la que realmente no tiene un contacto demasiado estrecho, pero cuya cercanía le reconforta y le recuerda con una mezcla de amargura y melancolía los tiempos pasados bajo la luz del sol. Montecristo y Pagliacci son conscientes del acto de solidaridad que supone compartir el alimento, probablemente la mayor muestra de amistad y lealtad entre monstruos chupasangres. De alguna manera, tanto el Tremere como la Caitiff asumen la responsabilidad de proteger a su compañero de Coterie por lo que ha hecho por ellos esta noche.

feeding2.jpg
Vuestras Bestias se calman, particularmente las de Montecristo y Pagliacci, aunque su presencia no se adormece plenamente. Nyx piensa con más claridad, reconfortado por el rato de charla con uno de sus primos previo al momento de alimentarse, pero sus dos compañeros aún notan el aguijonazo del hambre. No es una sensación que les vaya a hacer perder el control, pero es un picor permanente, un recordatorio de que ese gusano nunca termina de estar alimentado del todo.

Montecristo se deja imbuir por los restos oníricos del sueño de la mujer de unos treinta años que dormía en uno de esos anodinos apartamentos, familiar también de Nyx. La sangre resuena con los temores de una vida cotidiana que, sin las emociones de la existencia de un Vástago, está repleta de banales preocupaciones que en cambio llenan de calma al Tremere. Hacer frente al pago de la hipoteca, comprar los medicamentos que necesitan los niños, acordarse de llevar el coche a lavar. La más maravillosa rutina del cerebro antes de abandonarse al descanso nocturno.

Pagliacci está más taciturna... Sólo ella sabe qué ha tenido que hacer para que la aburrida sangre del primo de mayor edad de Nyx, un conductor de Uber sumido en el cinismo existencial, le diera el subidón que realmente necesita. El subidón de saberse por un instante por encima de un simple mortal, capaz de manipular su mente para despertar el sutil sabor de la extorsión. La Caitiff se siente reconfortada y al mismo tiempo culpable por usar de esta manera a parte del rebaño de su compañero. Sus particulares métodos de alimentación, quizá herencia de su origen maldito, apenas pueden equilibrarse con la compasión y la empatía hacia alguien a quien estima el Brujah.

Sólo los grillos y alguna televisión lejana resuenan en el descampado que se ha quedado abierto en mitad de la calle, entre los edificios residenciales. Manhattan es una sombra a lo lejos sobre la que sobrevuelan los helicópteros de la policía y el ejército. Aquella caja descansa en el maletero del coche. La fiesta en la Iglesia debe estar comenzando. Los agentes particularmente avispados de estos tiempos estarán estrechando el cerco sobre el atentado en la universidad y los Tremere andarán revolucionados por la visita de Montecristo a una de sus sedes. Los tejemanejes legales de los contactos de Nyx seguirán avanzando con demasiada lentitud para ser aprovechables a tiempo.

El tiempo parece detenerse, pero en realidad, todo sigue corriendo.

OFF: Pagliacci y Montecristo Ansia 3, Nyx Ansia 1. El Rebaño de Nyx queda inutilizable durante un par de noches de juego (hasta Countdown "7").

Sobre el sire de Pagliacci, depende ya de Agus lo que decida que ha comentado y sabéis todos.

Como después del turno de Nyx no hubo más respuesta he tomado por buena su última propuesta, lo cual no quita que ahora cada uno haga los planes que considere juntos o por separado. Debido a esta circunstancia, el turno no ha generado mucho avance y es puramente interpretativo e introspectivo, pero espero que pueda meternos a todos en la amargura y temores que cada personaje tiene circulando por su interior (además de que calmáis el hambre)
Por defecto no suelo meter Discrasias salvo que alguien las busque activamente
Imagen

Montecristo (Jebediah_Gogorah)
Investigador ocultista

Re: "Countdown" 4

#9

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 09 Abr 2024, 16:26

Finalmente deciden ir juntos; afrontar los retos como la impostada familia que eran. Nyx era el pegamento de aquella especie de brothers in arms subiendo su particular Colina de la Hamburguesa, esquivando el napalm, la metralla y todo aquello que representaba los peligros que ahora ofrecía la noche cainita de Nueva York a los tres vástagos.

No le incomodaba permanecer juntos, pero si el pensar en el futuro encuentro con Eddie y en las explicaciones que tuviera que darle a sus compañeros de coterie. Por eso permanecía en silencio durante todo el trayecto. Un silencio cada vez más invasor y predominante. Un silencio que no reflejaba el caos mental que invadía al tremere.

El brujah había tenido la gentileza de ceder a su familia para calmar a la Bestia, y aquello le pareció a Montecristo, un auténtico oasis en el desierto. La sangre de aquella anodina mujer resbaló por su esófago con una calidez ténue que le hizo vibrar hasta el espinazo, y sus auténticos problemas sin importancia, le dan el sosiego suficiente para calmar su mente durante unas horas, justo las previas a afrontar la pequeña hibernación de cada día. Durante un momento, solo el contenido de la caja, ocupa el centro de sus pensamientos. Se pregunta por su interior y hace hipótesis sobre su conexión con el hijo de Sienna. Durante unos minutos se debate entre acercarse, abrir y mirar su contenido. Es su lado rebelde, el que siempre le ha hecho nadar río arriba, a contracorriente.

Nyx (DarkOsca)
Arquitecto

Re: "Countdown" 4

#10

Mensaje por DarkOsca » 14 Abr 2024, 20:46

Interiormente una llama de intranquilidad crepita en Nyx. Pese a que estos momentos con su familia han servido de bálsamo y el permitir que sus compañeros se alimentaran de su rebaño ha estrechado los lazos no ha sido suficiente. La situación es suficientemente crítica como para sobrevolar cualquier sentimiento.

Tras este oasis en el desierto la caja centra toda la atención. Por algunos momentos nota que palpita, que les desafía. La señala

-¿Cómo gestionamos esto? Iré, por supuesto, es importante para David. Creo que tú, Montecristo, también tenías intención de venir. Pagliacci, ¿qué habías pensado? Aunque no participes directamente en la entrega puedes acompañarnos como sugerí antes.

Editor completo

Volver a “Coterie Montecristo, Pagliacci y Nyx”