Aventura: El pozo del infierno

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1965
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Aventura: El pozo del infierno

#1

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Ago 21, 2019 12:33 am

Imagen

EL POZO DEL INFIERNO

Por Magus

El siguiente escenario para Cazador: la Venganza está ambientado en un lugar remoto de la tundra siberiana, pero puede situarse de igual manera en cualquier otro lugar del mundo, aunque sería conveniente que estuviera próximo al lugar de una tragedia histórica introducida por el Narrador. En principio, el pozo excavado por el grupo del Dr. Azzacov se encuentra cerca de un lugar ficticio donde se habría llevado a cabo una de las matanzas de la guerra civil rusa, pero nada impide situarlo en otro contexto como un antiguo cementerio indio en los Estados Unidos, una fosa común de una limpieza étnica en los Balcanes, el Congo o Uganda o un campo de exterminio nazi. En cualquier caso, el lugar de la tragedia debería haber pasado desapercibido hasta la actualidad.
Los personajes deberían tener un trasfondo científico o militar, y suficientes recursos para poder permitirse un viaje a las profundidades de Rusia. También es posible comenzar una Crónica en una ciudad rusa y a partir de ahí recibir noticia de la existencia de “El pozo del infierno”, bien a través de un mensaje de los Heraldos u otros Imbuidos presentes en Rusia.

PRECEDENTES
El 24 de mayo de 1970, a 10 km al oeste de la ciudad de Zapolyarny, en Siberia, comenzó un proyecto de prospección científica de la Unión Soviética para excavar la corteza terrestre y analizar los sucesivos niveles geológicos, utilizando perforadores Uralmash-4E y posteriormente Uralmash-15000. Se abrieron pozos sucesivos partiendo de un entramado central. El 6 de junio de 1979 se alcanzó el récord de profundidad del mundo y en años sucesivos se abrieron sucesivos pozos.
En 1984 el equipo dirigido por el Dr. Azzacov comenzó una nueva perforación con el objetivo de alcanzar los 15.000 m de profundidad. Sin embargo, cuando apenas habían excavado unas decenas de metros, la perforadora se encontró con una cavidad natural. Se introdujeron varios dispositivos sensoriales pero los aparatos comenzaron a emitir extraños zumbidos. Un técnico de sonido advirtió aterrorizado que por la emisora de radio de la base científica se escuchaban gritos y lamentos.
El Dr. Azzacov se puso en contacto con el gobierno soviético, quien ordenó de inmediato el cierre de la zona y el envío de varios equipos especiales de investigación. Sin embargo, alguien había filtrado el hallazgo, cuyo descubrimiento apareció en una revista finlandesa llamada “Ammennusatia”. Las autoridades soviéticas comenzaron una campaña de desinformación haciendo que varios agentes en occidente presentaran varias pruebas sobre un fraude científico. Al mismo tiempo instalaron una base científica y varias perforadoras cerca de Zapolyarny (una ciudad homónima a la localidad siberiana), en la península de Kola, cerca de Finlandia, para desviar la atención de los curiosos y posibles espías.
Los investigadores soviéticos determinaron que el Dr. Azzacov había encontrado una especie de “puerta al infierno”, y que al parecer los espíritus de los muertos vagaban por la zona. Esta teoría se vio confirmada por el gran número de fenómenos paranormales que se produjeron en la base científica: voces, luces y figuras fantasmales, movimiento de objetos, etc.
El descubrimiento de “fantasmas” se mantuvo en secreto durante años, pero el gobierno soviético estaba más interesado en evitar que fuera conocido que en investigar su hallazgo. El orgullo científico no podía admitir la existencia de una dimensión “espiritual” que por el momento evadía el análisis, y mientras no conseguía “encajarlo” en una realidad científica, mantuvo las investigaciones en secreto.
El desmoronamiento de la Unión Soviética en los años siguientes mantuvo el secreto del “pozo del infierno”, y su existencia desapareció en medio de la confusión y el papeleo burocrático. Sin embargo con la llegada del nuevo gobierno ruso en la década de 1990 también hubo un drástico recorte de las subvenciones del proyecto, limitándose a mantener las medidas de seguridad y aislamiento. En los años siguientes la instalación fue prácticamente clausurada.
A mediados de julio 1999 los instrumentos científicos del “pozo del infierno” se volvieron locos. La tierra tembló, y gran parte de los túneles se desmoronaron. Uno de los técnicos presentes en la instalación se volvió loco y tuvo que ser hospitalizado, afirmando que “había visto una luz cegadora como una explosión nuclear y que las puertas del infierno se habían abierto.”
Ante la renovada actividad en la zona el gobierno ruso ordenó reforzar las medidas de aislamiento y seguridad y envió un nuevo grupo de científicos al lugar para tratar de determinar lo ocurrido. Sin embargo, pronto se descubrió que era necesario adoptar nuevas medidas…el personal fue evacuado y el territorio en torno a la base aislado con la excusa de unas prácticas militares.

Imagen

QUÉ ESTÁ OCURRIENDO
El emplazamiento en el que actualmente se encuentra la base del Dr. Azzacov fue escenario de una terrible tragedia durante el año 1919, en plena guerra civil rusa. Un grupo de cosacos del ejército blanco situado en las cercanías de Zalpoyarni llevaba a cabo una guerra de guerrillas contra el ejército rojo, apoyado por la población local. Los cosacos confiaban en que si demoraban la situación el tiempo suficiente las potencias extranjeras terminarían invadiendo Rusia y los comunistas de Lenin serían derrotados. Sus líderes a menudo realizaban informes exagerados para dar coraje a los soldados, lo que por otra parte también los hacía más atrevidos.
En una de las incursiones los cosacos consiguieron acabar con la vida de un general del Ejército Rojo detonando una carga de explosivos al paso de su convoy. Sin embargo, mientras disfrutaban de su éxito los soldados comunistas cayeron sobre ellos. No se esperaban que la muerte del general los inflamara de una furia semejante. En los días siguientes Zalpoyarni fue arrasada: los cosacos fueron cazados como conejos edificio por edificio y ninguno de los habitantes fue perdonado. Al terminar la carnicería habían muerto unas 200 personas, que fueron arrojadas a una fosa común. Poco después los soldados soviéticos se dirigieron hacia el oeste y el incidente quedó olvidado.
En las décadas siguientes la fosa fue borrada por los elementos. La peculiaridad geológica del terreno hizo que éste cediera y se hundiera, y los restos comenzaron a caer en una cavidad subterránea en el subsuelo. Los espíritus de los caídos, deseosos de venganza, aullaron impotentes en la oscuridad, a varios metros bajo tierra.
Mientras tanto Zalpoyarni fue reconstruida a unos kilómetros al este, pero los nuevos habitantes, en su mayoría exiliados forzosos por la guerra, no sabían nada de lo que había ocurrido en las proximidades, y desconocían por completo la existencia del escenario de la tragedia. Sin embargo, hacia 1965 llegaron varios geólogos de Moscú que decidieron que la naturaleza esponjosa del terreno y su situación lo convertían en un lugar ideal para hacer una prospección científica y para el proyecto de excavar la corteza terrestre analizando sus niveles geológicos.
Las excavaciones de los científicos soviéticos provocaron el hundimiento de varias capas de mineral y la formación de varios túneles. Los espíritus comenzaron a dirigirse hacia la superficie, atraídos por el sonido y los nuevos habitantes. Sin embargo, a pesar de que la frontera entre el mundo de los vivos y los muertos era muy débil sólo conseguían manifestarse de forma ocasional, provocando varios fenómenos paranormales que dejaron perplejos al Dr. Azzacov y sus compañeros.
En 1999 se produjo un repentino cataclismo en el mundo de los muertos, y la cueva natural donde se encontraban los restos físicos de los espíritus se convirtió de forma repentina en un portal abierto entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos. Los espíritus consiguieron regresar con fuerza al mundo físico y reanimar sus cuerpos, al mismo tiempo que sembraban el terror entre los empleados que quedaban en la base de investigación.
Poco después llegaba un equipo de intervención rápida del gobierno ruso que consiguió rechazar a los muertos vivientes hacia las cavernas del subsuelo y que selló el lugar con un bunker de cemento, al mismo tiempo que la zona quedaba en cuarentena. Sin embargo, tras golpear inútilmente la jaula de piedra y cemento en la que se encuentran encerrados, algunos de los espíritus han decidido que van a salir sea como sea…

INTRODUCIENDO A LOS PERSONAJES
Como ya se ha mencionado, si la Crónica está ambientada en Rusia, los personajes pueden terminar contactando con el Dr. Azzacov como parte de sus Cacerías habituales. Si son extranjeros, tal vez la aventura se produzca a instancias de una invitación con otro grupo de Imbuidos presentes en Rusia.
Si alguno o todos los personajes conocen Hunter-net y se encuentran registrados en la red, a su debido momento leerán un anuncio en el que Geólogo179 solicita voluntarios para una expedición en un lugar “maldito” de Rusia, considerando que la situación es urgente.
Un gancho interesante sería que uno de los personajes o un contacto suyo entre los Imbuidos conozca la existencia de la base de Zalpoyarni y que desde que ha recibido la visión de los Heraldos tenga sueños o visiones recurrentes relacionadas con los espíritus encerrados. En este caso tendrá el inquietante presentimiento de que debe acudir al lugar y evitar que un antiguo mal se desate.
Otra opción dirigista es que un personaje no jugador haya formado o forme parte de los servicios secretos rusos y haya sido Imbuido. Lo ocurrido en la base de Zalpoyarni podría atraer su atención y a través de Hunter-net o de otro medio podría reclutar refuerzos entre los personajes. Este personaje no jugador podría ayudar a los personajes a acceder a la base, que desde el incidente de 1999 se encuentra aislada. Para el propósito de esta Crónica podría ser el Dr. Azzacov, pero no dudes en sustituirlo con un personaje de tu propia cosecha.
Por último, para acceder a Zalpoyarni se presentan algunas dificultades prácticas. La aldea de Zalpoyarni y la base geológica se encuentran en un lugar remoto de la tundra siberiana. El único camino fiable es una carretera controlada por el ejército. Si los personajes prefieren actuar discretamente será necesario que improvisen algún método para infiltrarse en la zona aislada. Una de las excusas más plausibles es que se hagan pasar por un grupo de amigos o conocidos de caza en un coto cercano, lo que también podría permitirles llevar armas y material de supervivencia.

CAPÍTULO UNO: EL DOCTOR DIMITRI AZZACOV
En principio, el Dr. Azzacov no se presentará como tal, sino que reclutará a los personajes bajo algún alias como Geólogo179 o alguna identidad falsa hasta que considere que son de fiar y adecuados para su proyecto. Finalmente, tras concertar una reunión, establecerá un encuentro en la habitación de un discreto hotel en Moscú. Cuando los personajes lleguen, el doctor los estará esperando, junto con otros dos Cazadores, que forman parte de su equipo habitual.
El Dr. Dimitri Azzacov es un hombre de cerca de setenta años, un científico de la vieja escuela soviética, pero al que las duras experiencias han marcado con arrugas de preocupación y encanecido sus sienes. Debido a una diabetes, se ve obligado a utilizar una silla de ruedas, aunque de vez en cuando todavía reúne fuerzas para levantarse y dar cortos paseos con ayuda.
El doctor se presentará cordialmente, y los invitará a un té, café o vodka. Tras preguntar a sus invitados por su viaje, iniciará una conversación en la que hablará de su propio Preludio. Incluso puede darles algo de información de la sección de los Precedentes.

-Cuando nos recortaron fondos, sentí que aquello se venía abajo. Tuve suerte. Otros de mis compañeros fueron despedidos o enviados a lugares donde no molestaran. Durante años me dediqué a recoger datos sobre los fenómenos que se estaban produciendo en torno a lo que coloquialmente llamábamos “El pozo del infierno”.
“Fue en julio de 1999. Hubo una especie de terremoto…no era algo normal. Los instrumentos se volvieron locos y todos pudimos oír una especie de chillido…no sólo el mundo parecía temblar, parecía que lo veía todo doble y distorsionado…Nos acercamos a la boca del pozo principal y mis compañeros vieron que salía una columna de humo. Creímos que se había producido un escape de gases subterráneos. Y fue entonces cuando lo vi. Era una cosa negra y humeante, con alas de murciélago, que me miró con dos ojos que ardían como brasas. Sabía que lo había visto y me habló:
“Yo he vencido”. Fue lo que me dijo. Y entonces me desmayé.
“Cuando desperté en un hospital varios días después supe que había cambiado. Terminé contactando con otros que habían sufrido una experiencia similar a mí, y el resto ya lo pueden suponer, si no, no estarían aquí, compartiendo los delirios de un viejo loco.”


-Fui jubilado anticipadamente, debido al “estrés”, pues fui el único que vi la cosa que salió del pozo. No sé a dónde ha ido, pero sé que sigue en algún lugar, como otras muchas cosas a las que he visto y con las que he soñado en los últimos meses. Sonya e Iván me han ayudado mucho –dice mirando sonriente a sus compañeros.
“Sin embargo, mi gobierno seguía necesitándome. Si ya antes del terremoto la situación era inquietante, ahora se había descontrolado por completo. No estuve presente, pero me han dicho que poco después de mi desmayo, la base tuvo que ser evacuada. Aquello comenzó a llenarse de Pútridos y el ejército tuvo que intervenir. Abandonaron la base y sellaron los pozos con un ataúd de cemento y hormigón.
“Pero no fue suficiente, y por eso me llamaron como “asesor”. Los fenómenos paranormales comenzaron a producirse en las cercanías, y poco a poco su radio de efecto se estaba extendiendo. Bajo mi supervisión conseguimos acabar con varios Pútridos que habían surgido en el cementerio de la vecina localidad de Zalpoyarni y retiramos todos los cadáveres. La población también tuvo que ser evacuada debido a una “amenaza radiactiva.”
“El terremoto o explosión de los pozos parece estar extendiendo su influencia, lentamente, como una nube de corrupción. De forma inesperada, fui sustituido por el Dr. Yemilian Razin, un militar y científico, que rechazó mi colaboración. Sólo tuve ocasión de verlo una vez y me dio escalofríos.
“Era uno de Ellos. De alguna forma la impresión que tuve fue similar a lo que sentí ante la cosa que había salido del pozo del infierno, pero había poco que pudiera hacer. Recogí mis cosas y aproveché para enterarme de cuáles eran las intenciones del Dr. Razin. Una noche me colé en su despacho y leí sus notas –o lo intenté-. Estaban escritas en un código indescifrable, hasta que utilicé la segunda visión y sus intenciones quedaron claras.
“Planea “neutralizar” el terreno mediante una detonación nuclear subterránea, arrojando una bomba a través del “portal”. Sin embargo, eso no acabará con los espíritus, sino que los liberará e incrementará su número en este mundo, intensificando el aura de corrupción. En cierto sentido, pretende repetir el “terremoto” de 1999. Y todos nosotros sabemos cuáles fueron las consecuencias. El mundo se llenó de Pútridos y espíritus. Es necesario detenerle a cualquier coste.”


El Dr. Azzacov concluye su disertación y responderá a todas las preguntas que quieran hacerle los personajes. También les hablará de las contramedidas que tiene previstas.
-Después de su investigación de 1984 Azzacov ha llegado a la conclusión de que el llamado “pozo del infierno” en realidad es una puerta entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Los aparatos parecen volverse locos a cierta profundidad, lo que indica que existe una zona donde las leyes naturales parecen alterarse. El doctor cree que una detonación nuclear dentro del portal extendería su alcance y crearía una “zona muerta” de varios kilómetros, a través de la cual los espíritus podrían entrar en el mundo físico.
Para detener los planes del Dr. Razin, Azzacov planea utilizar una chimenea natural que conecta con el “pozo del infierno” y realizar una detonación controlada con explosivos normales que provoque el derrumbamiento de los túneles, que bloquearán el portal con varias toneladas de tierra. Como el techo de la cavidad donde se encuentra el portal es muy precario, es fácil provocar un derrumbe.
-Azzacov cree que el Dr. Razin ha sido poseído por uno de los espíritus del pozo, y que su intención real es “liberar” a sus compañeros. Es necesario tenerlo en cuenta y posiblemente deshacerse de él para evitar que lo siga intentando en un futuro.
-Es posible aproximarse a la base de Zalpoyarni dando un rodeo a través de varios kilómetros de bosque siberiano. Siguiendo el curso de un arroyo que está marcado en un mapa los personajes llegarán hasta una zona pantanosa, donde deberán situar los explosivos en varios puntos estratégicos para que la onda expansiva produzca el derrumbe de los túneles. El Dr. Azzacov guarda varios mapas geológicos y resonancias magnéticas que marcan aproximadamente las cavidades subterráneas que se extienden bajo la zona.
-El Dr. Azzacov dispone de algunos medios económicos que pondrá a disposición de los personajes: un coche todoterreno, material de acampada y supervivencia, así como explosivos adquiridos en el mercado negro. Aunque debido a su estado de salud no puede viajar, Sonya o Iván irán en su lugar.

Imagen

DIMITRI AZZACOV
Nacido en 1934, el padre del Dr. Dimitri Azzacov murió en heroico servicio durante la Segunda Guerra Mundial, y gracias a la ayuda del gobierno soviético, Dimitri pudo ir a estudiar a Moscú, donde se doctoró en geografía y geología. Desde el 1953 viajó a lo largo y ancho de la Unión Soviética, participando en varios proyectos científicos para el gobierno, recibiendo en 1974 el encargo de realizar una excavación en Siberia para medir los niveles geológicos de la corteza terrestre y superar el récord mundial de profundidad, hasta entonces en manos de Estados Unidos.
Lo que se encontró fue algo muy diferente, algo que quebrantó sus sólidas convicciones científicas y le mostró un ámbito de estudio completamente nuevo. En el año 1999 sufrió la primera de sus visiones y se convirtió en uno de los primeros Imbuidos de Rusia. Es conocido en Hunter-net como uno de los principales enlaces con ese país.
Credo: Visionario
Virtudes: Celo 3, Misericordia 3, Visión 4
Facultades: Discierne, Predice, Señala, Indaga
Convicción: 4
Fuerza de Voluntad: 6

SONYA KIRICHENKA
Sonya sólo era una niña cuando la Unión Soviética se desmoronó. Sus padres terminaron en la calle, mendigando y haciendo lo posible para sobrevivir y pronto Sonya comenzó a imitarles. En ocasiones llegó a prostituirse, pero para ella sólo era un medio desesperado, siempre procuraba salir de las calles en cuanto tenía la oportunidad.
Hace unos años un hombre elegante y atractivo se aproximó a ella y Sonya pensó que era su noche de suerte. Cuando de repente algo le dijo “PELIGRO” y el hombre atractivo se convirtió en un cadáver blanco con ojos vacíos y colmillos bañados de sangre, Sonya reaccionó casi instintivamente sacando la navaja que llevaba encima para clientes “difíciles” y lo apuñaló por sorpresa. El hombre reaccionó furioso y la arrojó contra la pared del callejón donde se había encontrado con ella antes de huir chillando como un demonio.
Sonya sobrevivió al golpe y unas semanas después estaba de vuelta en la casa. Cuando contempló a varias personas que parecían cadáveres creyó volverse loca. Por suerte había otro vigilante en la calle, otra persona que creyó su historia y le dijo que no estaba sola. Piotr la sacó de la calle y la enseñó a Cazar.
Recientemente Piotr resultó muerto en un enfrentamiento contra los chupasangres de Moscú. Sin ningún sitio a donde ir, Sonya contactó con el Dr. Azzacov, un viejo amigo de Piotr, quien le ha dado cobijo y protección. A cambio Sonya protege al buen doctor y se encarga de sus tareas mundanas, ya que el precario estado de salud de Azzacov no le permite realizar demasiados esfuerzos.
Sonya es una mujer pelirroja de ojos azules y mirada asustada, no especialmente hermosa y en principio callada y atenta, siempre mirando hacia su alrededor y respondiendo de forma mecánica ante personas de autoridad.
Credo: Defensora
Virtudes: Misericordia 2, Celo 3
Facultades: Arde, Aplasta, Atrae
Convicción: 3
Fuerza de Voluntad: 5

IVÁN KOLCHAK
Iván era joven cuando la Unión Soviética se desmoronó, y cuando alcanzó la mayoría de edad decidió ingresar en el nuevo ejército ruso. Pasó una serie de exámenes psicológicos y clínicos y finalmente fue destinado a Siberia. A Iván no le importó. Carecía de compromisos sociales importantes, y aunque la paga no era muy buena, por lo menos el ejército cuidaba de él.
Tras una cuidadosa selección aceptó un destino cerca de la base de Zalpoyarni, para proteger una base de investigación de posibles espías. Sin embargo, lo que vio allí lo cambió por completo. Apenas unos días después de su llegada se desató el caos. Iván escuchó voces que le hablaban de pasadas venganzas, vio espíritus y demonios y finalmente se vino abajo.
Terminó en un psiquiátrico donde estuvo ingresado cerca de un año. Posiblemente hubiera salido antes, pero tardó en descubrir que decir la verdad de lo que había visto no era la mejor opción.
Sin embargo, alguien si le creía. Cuando salió se encontró con el Dr. Azzacov en su coche, quien aceptó sus palabras y trató de explicarle lo que había ocurrido. De alguna forma ambos habían resultado “cambiados” y ahora los impulsaba un nuevo propósito.
Iván es un hombre joven de cerca de treinta años, de cabello rubio y ojos azules gélidos. Siempre mira de forma seria y actúa de forma muy cerrada y profesional, pero cuando adquiere confianza, se convierte en una persona muy extrovertida.
Credo: Vengador
Virtudes: Celo 3, Visión 1
Facultades: Aplasta, Atraviesa, Nubla, Exige
Convicción: 3
Fuerza de Voluntad: 6

CAPÍTULO DOS: EN LOS BOSQUES DE SIBERIA
En los días previos el Dr. Azzacov ayuda a los personajes a planificar la expedición al Pozo del Infierno. Propone ir en el ferrocarril transiberiano o en avión hasta la localidad más cercana a Zalpoyarni, lo que todavía deja unos ciento cincuenta kilómetros de distancia. Es posible llegar a Zalpoyarni a través de una estrecha carretera comarcal, que ha sido ampliada por el ejército. A unos veinte kilómetros de la localidad comienzan los controles que el ejército ha dispuesto en torno al Pozo del Infierno.
Sin embargo, no es conveniente seguir esa ruta, ya que sin duda serían interceptados antes de llegar. El Dr. Azzacov propone dar un rodeo a unos cuarenta kilómetros y seguir el curso de un pequeño río llamado Skala hasta un pantano que se encuentra justo sobre los túneles que se extienden hasta el Pozo del Infierno. Colocando los explosivos en los lugares adecuados, se derrumbarán y el portal quedará cerrado.
El Narrador debería animar a los personajes a aportar sus sugerencias y planes para el viaje. Iván tiene formación militar y cierto adiestramiento de guarda forestal, así que podrá guiarles a través de los bosques siberianos. También es necesario que los personajes encuentren formas de recaudar fondos. El Dr. Azzacov dispone de una pensión gubernamental no demasiado elevada y algunos ahorros, pero es de esperar que todo el mundo contribuya en la medida de sus posibilidades. La precariedad económica y la búsqueda de medios deberían recordar a los personajes que no son héroes de alquiler, sino personas con necesidades mundanas y muy reales.
También será necesario procurarse un equipo adecuado. Una visita a una tienda de caza y pesca o de deportes puede proporcionarles todo lo necesario en cuanto a equipamiento de supervivencia, armas de caza, así como consejos para evitar perderse en el bosque o sobrevivir en condiciones extremas.
Una vez adquiridos los equipos y realizados los preparativos necesarios, los personajes pueden tomar el tren hasta Omsk, en el corazón de Siberia. El viaje puede ir acompañado de alguna oscura premonición como algún mensaje inquietante como “ESTÁN ESPERANDO” “AÚLLAN EN LA OSCURIDAD”.
El viaje en tren no debería ser muy agitado, pero puede ser apropiado introducir algún encuentro de distensión, como una familia uzbeka, una pareja de actores que viaja a Siberia de vacaciones, o incluso algunos cazadores reales que han obtenido permisos para cazar lobos en una reserva.

Imagen

OMSK
Omsk es una ciudad rusa de más de 1 millón de habitantes situada en el sudoeste de Siberia y se encuentra a unos 2.700 km de Moscú. Se encuentra en la orilla del río Irtyskh, que fluye hacia el norte, en la confluencia con el río Om. El ferrocarril transiberiano pasa por la ciudad, donde también confluyen otras vías de comunicación fluviales que proceden de Kazajstán y también dispone un aeropuerto con servicios nacionales e internacionales.
Tras el colapso de la Unión Soviética, Omsk ha experimentado un período de inestabilidad económica y estancamiento político. La mayoría de las grandes empresas estatales se han convertido en campo de batalla para los políticos locales, los nuevos ricos y los grupos criminales. A pesar de algunas tímidas mejoras, la ciudad se encuentra por debajo de la media de Rusia en crecimiento económico y calidad de vida.
El centro de la ciudad es una mezcla de diversos estilos arquitectónicos modernistas y neoclásicos, con añadidos de la época soviética. Existen unos pocos edificios sombríos del siglo XVIII, pero la mayoría de las construcciones anteriores al siglo XIX desaparecieron hace tiempo.
Los personajes pueden descansar en Omsk el tiempo que necesiten antes de dirigirse hacia Zalpoyarni. Hay varias tiendas deportivas y de caza donde pueden adquirir los repuestos o reservas que necesiten. Además, Iván pregunta por los mejores lugares de caza del lugar, insinuando un destino falso en algunos de los cotos de caza de los alrededores.
También es posible introducir un breve encuentro en Omsk, quizás un indicio de lo que aguarda a los personajes cerca de Zalpoyarni. En una ciudad como Omsk también es posible encontrar algún tipo de ayuda inesperada, quizás en la presencia de algún Imbuido aislado y solitario.

LOS BOSQUES
En principio la entrada a los bosques debería resultar algo idílica, como una excursión o un viaje de placer. Iván ha conseguido varios mapas, que ha examinado con la ayuda del Dr. Azzacov, y en cuanto puede, tras dar un rodeo al norte de Omsk, comienza a desviarse hacia el este, hacía el río Skala.
La vegetación de la zona es un extenso bosque de pinos, que se extienden a lo largo de una serie de pequeños valles ondulados. Según las guías locales, la zona es el hábitat de abundantes ciervos y corzos siberianos, y aconsejan a los cazadores tener cuidado con los lobos y osos pardos, que si bien no suelen acercarse a los asentamientos humanos, en plena naturaleza no dudarán en defender su territorio.
Desde Omsk hasta Zalpoyarni hay unos ciento cincuenta kilómetros. En unos diez días sin excesivo esfuerzo los personajes deberían ser capaces de llegar. Sin embargo, no se trata de una tarea fácil, ya que tendrán que atravesar kilómetros y kilómetros de bosque sin señalizar, pero por suerte, ya al tercer día Iván encuentra el curso del Skala, que pueden comenzar a remontar y tomar como referencia.
El Narrador debería introducir algún elemento ambiental de inquietud, como el repentino rugido lejano de un oso, o el aullar de lobos. Sin embargo, a medida que se aproximen a su destino deberían comenzar a tener la impresión de que algo los está observando. La segunda visión no revela nada, pero el ambiente es extraño. De hecho, a partir del quinto día los sonidos naturales del bosque son sustituidos por un malsano silencio.

Imagen

LOS PANTANOS
A medida que se aproximan a su destino, los personajes se sienten cada vez más intranquilos. Debido a la esponjosidad del terreno, gran parte del curso del río Skala se ha convertido en un pantano estancado, del que asoman pinos centenarios de ominoso aspecto y recubiertos de musgo. El hedor a agua estancada y materia en descomposición es cada vez más intenso.
Finalmente, y siguiendo las instrucciones del Dr. Azzacov los personajes llegan a una hondonada cubierta de agua y fango, que supuestamente se extiende sobre los túneles que parten del Pozo del Infierno. Iván comienza los preparativos, colocando los explosivos en varios recipientes impermeables al mismo tiempo que dispone los detonadores. Si se le pregunta dónde aprendió a montar explosivos sonreirá de forma enigmática y dirá “Gracias al ejército.”
Sin embargo, cuando todo parezca listo, en esos momentos escucharán un extraño rugido borboteante y de entre los árboles surgirá la figura pálida y blanquecina de un oso…o mejor dicho del cadáver animado de un oso en avanzado estado de descomposición, del que rezuma un hedor insoportable. Extraños rostros amenazantes aparecen en la superficie del agua estancada, y una niebla lechosa comienza a extenderse sobre el lugar.
Los personajes pueden hacer uso de sus armas o de los poderes a su disposición. Bajo la segunda visión los personajes podrán ver varios rostros humanos abultando en la espalda del oso, así como varias figuras blanquecinas y traslúcidas vestidas con uniformes.
La lucha debería ser encarnizada, pero pronto los personajes se darán cuenta de que los espíritus pretenden alcanzar los explosivos. Se produce una detonación, y el suelo bajo los pies de los personajes se hunde en medio de una avalancha de troncos, agua, barro…y un cadáver.

CAPÍTULO TRES: LOS QUE AÚLLAN EN LA OSCURIDAD
La explosión derrumba los túneles, pero la onda expansiva también arrastra a los personajes con ellos hacia las profundidades. Por fortuna, ninguno de los personajes resulta herido por la avalancha, aunque puedes realizar una tirada de Resistencia + Supervivencia y causar algún daño a los personajes que fallen. También es el momento en el que el Narrador decidirá qué parte del equipo ha resultado dañada por la avalancha o enterrada bajo toneladas de tierra y fango.
Los personajes despiertan en medio de la oscuridad. Sin embargo, mientras tantean entre las tinieblas, uno o varios pueden terminar encontrando una linterna o un mechero.

LOS TÚNELES
Esta parte de la aventura es básicamente improvisación, con los personajes recorriendo el subsuelo de Siberia. El Narrador debería improvisar en función de las necesidades de la Crónica, y el trazado de los túneles puede adoptar cualquier forma que desee. A continuación se describen algunas de las posibilidades:
-Corredores: Aunque el lugar del que proceden los personajes se encuentra en gran parte derrumbado, todavía quedan varios túneles que se adentran en la oscuridad. Estos corredores son estrechos y dificultan las maniobras, la altura y el ancho deberían ser irregulares, obligando en ocasiones a los personajes a arrastrarse o pasar a gatas o de lado.
-Precipicios: En ocasiones el camino de los personajes se encontrará bloqueado mediante un precipicio que podría salvarse saltando o quizás descendiendo aferrándose a las paredes. Los conocimientos de escalada y alguna cuerda sin duda resultarán muy útiles.
-Bóvedas: Los túneles pueden conectar varias cámaras subterráneas de decenas de metros, donde la maniobra sea más fácil, pero donde también pueden encontrar más enemigos.
-Estanques: En las profundidades hay varios estanques subterráneos, donde nadan algunos peces y anfibios ciegos. Y tal vez bajo la superficie acechen criaturas más peligrosas, preparando una emboscada.
-Derrumbes: Los explosivos que colocaron los personajes han provocado el debilitamiento general de los túneles. Quizás un movimiento mal calculado o una actividad especialmente violenta puedan provocar una nueva avalancha de tierra.

Imagen

LA FOSA COMÚN
Vagando por las tinieblas, es muy posible que los personajes terminen encontrando la fosa común de los soldados y la población de Zalpoyarni. Restos de munición, armas rotas de principios del siglo XX, jirones de tela y algunos utensilios que pueden haber soportado la humedad subterránea (utensilios de metal como pitilleras, petacas, etc.) se extienden por el suelo. También es posible encontrar algún indicio de lo ocurrido durante la guerra civil rusa, aunque la sensación general es de podredumbre y decadencia.
La fosa común también es un lugar muy peligroso, ya que muchos Pútridos y espíritus todavía merodean por las cercanías, y en este lugar existen muchas posibilidades de encontrarse con ellos.

LA CÁMARA DEL PORTAL
Un poco más allá de la fosa común se encuentra algo que desafía la cordura de los personajes. Sobre una pared rocosa se encuentra dibujada una fisura negra como la tinta. En estos momentos los sentidos de los personajes comienzan a enloquecer y es muy posible que los Heraldos les envíen una visión de una enorme explosión y un huracán que devastan una tierra gris y yerma, arrastrando una marea de espíritus y fantasmas a su paso. La explosión tiene tanta fuerza que termina abriendo varias grietas.
Bajo la segunda visión la fisura adquiere un matiz gris, y más allá de ella se extiende un terreno que parece ceniza y que se funde con un horizonte gris. Si los personajes se adentran en la fisura deberían hacer una tirada de Fuerza de Voluntad, y en cuanto den unos pocos pasos sentirán náuseas y comenzarán a debilitarse progresivamente. Es el reino de la muerte y nada vivo puede sobrevivir mucho tiempo.
En torno al portal casi con seguridad circularán varios Pútridos y espíritus.

BOMBA NUCLEAR
Sin embargo, lo que atraerá la atención de los personajes son varios Pútridos recientes, vestidos con el uniforme del ejército ruso, que se tambalean en torno al portal. Bajo la segunda visión pueden verse los rostros de varios espíritus que poseen a los cadáveres. Se trata del equipo enviado por el Dr. Razin para detonar una bomba nuclear en el portal, y que se convirtieron en víctimas de los Pútridos después de colocar la bomba.
Estos Pútridos se tambalean en torno a un dispositivo con un detonador activo en posición de cuenta atrás. Pronto queda claro que se trata de la bomba nuclear de la que habló el Dr. Azzacov y que el Dr. Razin pretende detonar para provocar una nueva turbulencia en el portal como la de 1999. Los personajes deberían apurarse en desactivarla o su destino quedará sellado.
En principio, desactivar la bomba es relativamente fácil, ya que no se esperaba que nadie interfiriera en las profundidades del Pozo del Infierno. Es necesario desconectar el detonador de la bomba, lo que requiere una tirada de Destreza + Reparaciones o Astucia + Seguridad (dificultad 7), con al menos tres éxitos acumulables. Un fracaso no detonará la bomba, pero será necesario reiniciar el proceso de desactivación y sacar un éxito más.
El proceso de desactivación de la bomba debería ser una escena épica, con los personajes enfrentándose con los Pútridos mientras uno o varios de sus compañeros se encargan de desactivarla. Se trata de todo o nada.
Una vez desactivada la bomba se producirá un nuevo derrumbe (provocado por la violencia de la batalla) que obligará a los personajes a salir corriendo antes de que el portal quede enterrado bajo varias toneladas de tierra y escombros. Por otra parte, la bomba es demasiado pesada para transportarla con rapidez, y si alguno de los personajes trata de cargar con ella a cualquier coste, puede que termine enterrado debido a su tozudez.

ENEMIGOS
Utiliza las características básicas de los Caminantes y Tambaleantes de las páginas 267 y 268 del manual básico de Cazador: la Venganza, personalizándolos un poco (entre ellos hay tanto militares como civiles), también hay bastantes Fantasmas (página 270 en adelante). En cualquier caso, ajusta la capacidad letal de los adversarios en función del estado de los personajes, que habrán sido arrastrados por una avalancha de tierra y se encuentran en un territorio hostil.

EPÍLOGO: LA LUZ
Un final posible sería que los personajes terminen muriendo de inanición en la oscuridad tras haber cumplido su objetivo, una situación trágica pero acorde con el espíritu de una Crónica de Cazador: la Venganza.
Sin embargo, si no quieres este tipo de final para la Crónica bien puedes decidir que mediante ciertas Facultades o incluso con la intervención de los Heraldos los personajes terminen encontrando una salida. Aquí tienes algunas posibles alternativas:
-Tal vez la explosión no sólo derrumbó los túneles, sino que expuso algunas galerías a la luz, y sea posible salir a la superficie realizando algo de escalada, reapareciendo en los bosques siberianos. Aunque difícil, el regreso a la civilización será más esperanzador.
-Los militares que colocaron la bomba nuclear entraron a través de los túneles que conectan con la base del Dr. Azzacov y es posible utilizar esa ruta para salir. Sin embargo, en cuanto aparezcan en el exterior serán detenidos por el ejército ruso, que sin duda los someterá a un interrogatorio intensivo. También puede ser la ocasión de conocer al buen Dr. Razin…
-Una posibilidad desesperada es que el Dr. Azzacov descubra mediante alguno de sus contactos en el ejército ruso lo que ha ocurrido a los personajes y envíe a un nuevo grupo de Imbuidos en su rescate, lo que también podría dar lugar a una nueva aventura y complicar la situación de los personajes en el futuro.

CONSECUENCIAS
Aunque los personajes consigan su objetivo, la zona de Zalpoyarni todavía se encuentra plagada de fantasmas y Pútridos que podrían ser el origen de nuevos ganchos y aventuras.
También quedan pendientes las intenciones del Dr. Yemilian Razin, que podría convertirse en un adversario recurrente para futuros escenarios. Tal vez intente reabrir el portal mediante nuevos proyectos de excavación o intente llevar a cabo una nueva detonación nuclear en otro lugar similar al Pozo del Infierno…sin embargo, no lo tendrá fácil, ya que el gobierno ruso se mostrará muy reacio debido a los costes, a los efectos imprevisibles sobre el ambiente y a la carencia de resultados prácticos hasta el momento.
El Dr. Yemilian Razin está poseído por un Infernal llamado Rasurzor, una criatura procedente del infierno, que escapó en 1999 con varios de sus compañeros. Sus planes a largo plazo consisten en romper del todo las puertas del infierno para permitir la llegada a este mundo de los Infernales que siguen encerrados. Rasurzor posee un considerable conocimiento sobre la muerte y es un consumado nigromante y sabe que su “prisión” se encuentra más allá del reino de los muertos, por lo que pretende debilitar las fronteras entre mundos para conseguir su propósito.
La frontera entre el mundo de los vivos y el de los muertos es débil en torno a Zalpoyarni. Esta situación podría atraer a la “zona muerta” a otras criaturas, como vampiros, brujos y otros Infernales que tengan sus propios planes para el lugar.

[BBvideo=http://www.youtube.com/watch?v=5v9PH1Co ... re=related]Las voces del infierno.[/BBvideo]
El pozo del infierno en wikipedia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Pozo_del_infierno

Avatar de Usuario
Mu_
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 783
Registrado: Mié Ago 07, 2019 12:47 am
Ubicación: Saigón
Mensajes miarroba: 4.106
Antigüedad: 15 de Junio de 2014

Re: Aventura: El pozo del infierno

#2

Mensaje por Mu_ » Mié Ago 21, 2019 7:54 am

Había leído hace tiempo de esta leyenda urbana.

Magistral idea el adoptarla. Creo que precisamente el mdt se debería alimentar de estas cosas.
:clap:
Chào mừng những con ma cà rồng Sài Gòn

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1965
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Re: Aventura: El pozo del infierno

#3

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Ago 21, 2019 11:54 am

Sí, había leído la leyenda del pozo del infierno hace años y se me ocurrió adaptar la historia para una aventura de "La llamada de Cthulhu", y posteriormente para Cazador: la Venganza, aunque creo que el ambiente es muy adecuado para varios juegos de Mundo de Tinieblas.

Editor completo

Volver a “Cazador”