Culto del Éxtasis

Sexo, drogas y rock ‘n’ roll. No es sólo una frase hecha, son las verdaderas musas de esta Tradición. El desenfreno tiene una finalidad para los Cultistas: es el medio para alcanzar trances que lleven a los Despertados a alcanzar una nueva dimensión de conocimiento y experiencia.

Estos Despertados buscan alcanzar nuevos estados de ánimo. Y creen que el mejor camino para llegar a ese punto es el vicio, el dolor, el sexo salvaje o el consumo de todo tipo de sustancias. Son los herederos de los adoradores de Baco, de los sufís o de los practicantes del vudú. Los tiempos modernos han abierto para ellos la puerta al disfrute definitivo, sin reglas morales y sin límite alguno. La falta de tabúes los ha convertido en Despertados que siempre están dispuestos a ir más allá, a probar lo que otros temen. Evidentemente, esta actitud les ha llevado a constantes enfrentamientos con las creencias religiosas o la moral estricta de épocas pasadas, pero ahora sonríen creyendo que su modo de vida ha calado definitivamente en las sociedades modernas. Aun así, no son proxenetas ni predicadores. Se consideran mensajeros de un nuevo modo de entender la realidad, pero no fuerzan a nadie a dar ese paso hacia la verdadera liberación de las pasiones.

Los Cultistas nunca han servido a una ética concreta ni a una fe determinada. Adoran el caos y son rebeldes por naturaleza, lo que les convierte en una Tradición muy difícil de controlar y de organizar. La seguridad, la rutina o la inercia son palabras que no existen en su diccionario. Consideran que son el motor que debe hacer avanzar a la humanidad para evitar que se quede anquilosada o que vuelva directamente atrás en el tiempo. Son energía y movimiento constante, Despertados que han alcanzado una especial comprensión del paso del tiempo, de la necesidad de aprovechar cada segundo. No obstante, esa misma actitud los dirige en muchas ocasiones a la dependencia de sus placeres, a las adicciones y a la depresión.

 

FACCIONES:

Aghoris: Es un pequeño grupo residente en la India, en la región de Bengala, que utiliza el dolor, la mutilación y la destrucción como instrumentos para superar los límites del cuerpo mortal y poder así hacer crecer al alma. Algunos son tan excesivos que incluso otros miembros del Culto se mantienen alejados de ellos.

Acharne: Amantes también del dolor y del consumo de sustancias tóxicas, se mueven en los círculos de la cultura gótica y otras tribus de ideología semejante. Suelen dominar la esfera de Mente para poder explorar los límites de su psique.

Hagalaz: Magos de las runas, estafadores y maestros del timo y del engaño. Muchos bordean la locura y en secreto siguen practicando algunos ritos procedentes de la ancestral cultura nórdica. Llegan incluso a bordear la violencia contra el mundo moderno al que consideran debilitado por las religiones.

La Hermandad del Pan: Amantes de las leyendas sobre las orgías clásicas, se dedican a disfrutar los placeres del sexo, la retórica y el debate intelectual. Mantienen contacto con los Changeling y una fiesta de Sátiros suele ser la prueba para iniciar a sus miembros.

Sociedad de la Disonancia: Aquí terminan los pocos miembros del Culto que tienen inquietudes políticas. Suelen simpatizar con movimientos rebeldes, anarquistas o abiertamente terroristas que aseguran querer romper las cadenas que atan a la sociedad moderna. Una sociedad moderna que debe ser reemplazada por una sociedad anárquica donde la ética y la responsabilidad personal sean las premisas. Sus miembros son intelectuales que, además de lo expuesto, son expertos en el uso del debate.

K’an Lu: Pequeño grupo de raíces taoístas. Predican la búsqueda del placer, la vida pasional e incluso la violencia como métodos de iluminación, renegando del ascetismo tradicional de los monjes asiáticos. Son también maestros de la meditación y las artes marciales, alternando el orden y el caos para alcanzar un equilibrio que les haga pasar a un nivel superior de trascendencia.

Klubwerks: Dedican su vida a la noche. Organizan conciertos, abren discotecas y frecuentan todo tipo de clubs (de ahí que se les conozca con el sobrenombre de «Chicos del Club». Alcanzan el éxtasis en las muchedumbres que se mueven al unísono en una noria infinita de música y alcohol. El poder de varios corazones al mismo compás es superior al de una sola mente.

ESFERA AFÍN: Tiempo

FILOSOFÍA Y MOTIVACIONES: La auténtica experiencia está ahí delante, en el momento en el que se consigan sobrepasar las limitaciones autoimpuestas y abandonar la seguridad de la comodidad y la tranquilidad. Sólo con las nuevas experiencias llega el auténtico conocimiento. Para ello se necesita de una mente abierta, liberada de la cárcel que significa nuestro entorno y rutina diaria. Cuando la humanidad supere esos límites se alcanzará una verdadera consciencia cósmica y con ella llegará la Ascensión.