Nefandos

Con este nombre se conoce a todos aquellos Magos que han decidido poner sus conocimientos y su propia alma al servicio de entidades espirituales corruptas. Sirven a Satanás o a cualquiera de sus sirvientes Umbrales. Son odiados por igual por las Tradiciones y la Tecnocracia, que no alcanzan a comprender por qué han decidido dejarlo todo para servir a la corrupción, la oscuridad y la violencia.

Los Caídos saben vivir en la sutileza. En ocasiones se presentan como Despertados carismáticos, tentadores y atractivos. Esa falsa apariencia les hace atraer a los más incautos, muchos de los cuales terminan en las garras de algún tipo de poder oscuro. Son activos buscadores de almas que entregan luego en bandeja a sus amos demoníacos.

La mayoría de Nefandos persigue además otro objetivo: lograr que sus amos vuelvan a la Tierra. Se consideran a sí mismos los heraldos del Apocalipsis, convencidos de que sus acciones terminarán por desencadenar el fin de la vida. En ese afán han llegado a desarrollar poderes especiales, pervirtiendo la naturaleza original de las Esferas para crear hechizos nuevos con efectos únicamente destructivos.

 

FACCIONES: Muchos Nefandos pueden tener comportamientos incomprensibles e incatalogables. La información que tienen sobre a aquellos a los que sirven, es difusa hasta para ellos. Pero básicamente se pueden distiguir en:

Infernalistas: La inmensa mayoría de Nefandos sirven a una entidad demoníaca superior. Los adoradores del Infierno dan por hecho que ya están condenados, por lo que tratan de aprovecharse de la situación tanto como les sea posible. No suelen ser abiertamente violentos, tomando la imagen de manipuladores y atractivos consejeros. A pesar de ser mayoría, han perdido peso desde la Revolución Industrial.

Malfeos: Sirven a encarnaciones concretas de sensaciones como el deseo, el odio, la violencia o la avaricia. Son agentes de la corrupción consagrados a la definitiva destrucción de toda la Creación. Conocen profundamente la Esfera de Entropía, sobre todo en su versión más destructiva del Orden, denominada por ellos mismo como Entropía Qlippóptca. Esto los convierte en acérrimos enemigos de los Eutánatos. Algunos rangos más extremistas de la Tradición de la Buena Muerte, se acercan peligrosamente a los preceptos nefandos. La diferencia es que ellos buscan una nueva creación de las cenizas, y los Malfeos que no quede nada más que cenizas.

Extranjeros: También conocidos como K’llashaa, estos nefandos dementes sirven a extrañas deidades que habitan Reinos profundos y caóticos de la Umbra. Son los Nefandos más violentos. No tienen ningún tipo de atadura moral, lo que les lleva a cometer todo tipo de atrocidades y actos aberrantes. Cometen crímenes que ningún mortal sería capaz de asimilar. Son denominados extranjeros porque no encajan en las visiones cosmológicas de los dos grupos anteriores.

 

TIPOS: Dentro de cada uno de las facciones, podemos encontrar dos tipos claros de Nefandos, básicamente entre los que han nacido corruptos y los que han decidido abrazar la corrupción:

Widderslainte: Ya nacieron corruptos. Sus Avatares son la reencarnación de otros Nefandos muertos. Son crueles y manipuladores antes de Despertar, convirtiéndose en horrores vivientes cuando alcanzan a comprender su poder.

Barabbi: Son los Despertados que han dado la espalda a la Ascensión y han tomado el camino del Descenso. Es decir, aquellos Magos de otras Tradiciones que han decidido caer en la tentación y unirse a los Nefandos.

 

RANGOS: Gracias al volumen Malleus Nefarodum, recopilado por la antigua Orden de Hermes, se ha podido confeccionar una terminología para jerarquizar a la Senda del Reflejo Oscuro:

Peones: Es el rango más bajo tras los acólitos Durmientes que veneran deidades malignas. Suelen ser magos jóvenes manipulados mentalmente o incluso extorsionados, y se encuentran dentro de cualquier Tradición, Convención e incluso dentro de los propios Merodeadores, y normalmente, su mascarada Durmiente se relaciona con grandes empresas o grupos de trabajo, donde su corrupción es dificilmente detectable.Las buenas labores de los «patanes» o «mocosos», como también se les conoce, pueden ser recompensadas con ascensos en la jerarquía.

Shaytanes: Las tropas de choque de los Señores Oscuros. Suelen ser reclutados en ambientes Durmientes de pobreza, cuyo avatar es Despertado mientras tortura psíquica y pesadillas. Son especialmente entrenados en el uso más destructivo de las Esferas de Fuerzas y Vida. También se les conoce con el sobrenombre de «Los que Odian» y/o «Los que Hieren».

Adsinistrati: Estos «Tentadores» o «Corruptores». Vagan por el mundo extendiendo la corrupción tanto en las sociedades de los magos como en las de los Durmientes. Su poca discreción los hace más vulnerables tanto al castigo por parte de Tecnócratas y Tradiciones como a la de la propia Paradoja, y es por eso que tienen el mayor número de bajas.

Prelati: Los «Centinelas» o «Arpías» suelen ser la mano izquierda de los «Giledianios», los sirvientes más antiguos de los Señores Nefandos. Son el rango más informados y sirven como centinelas de los Laberintos, construcciones nefandas donde erigen sus Capillas, donde también controlan el día a día, vigilando a los Adsinistrati o haciéndose cargo de rituales menores. El nombre Prelati, le viene otorgado por Francois Prelati, hechicero ayudante de Gilles de Rais.

Giledianos: Los más antiguos sirvientes de los Señores de los Nefandos y magos de sorprendentes poderes y habilidad. Pero el ascender hasta ésta posición no es baladí. Han tenido que generar un vínculo entre ellos y sus Maestros que prácticamente los convierte en marionetas de los Señores. Cada Gilediano controla un Laberinto y por lo tanto a los miembros de él, y pocas veces se mueven de allí, delegando sus acciones en los Prelati. Su nombre es originario de Gilles de Rais, compañero de Juana de Arco, y cuya crueldad intolerable fue alimentada con la instrucción de magia infernal.

Aswadin: Son denominados como los Anti-Oráculos, respecto a los Oráculos de las Tradiciones. A veces actuán como intermediarios de los Señores Nefandos. Su existencia es discutible, pues se rumorea que sólo hay seis de estos magos y nunca nadie los ha presenciado o ha vivido para contarlo.

 

FILOSOFÍA Y MOTIVACIONES: Antes de Gaia o de los Reinos solo había oscuridad, donde los Señores Oscuros reinaban, mucho antes de los Puros. No intentes comprenderlo, pues la comprensión es un invento tecnócrata. Sólo creélo. Los Señores Oscuros volverán para devastarlo todo y bebed todas las almas. Elige el descenso y entonces, tal vez, puedas ser salvado.