El Concilio de las Nueve Tradiciones

Unidos o muertos.

La gente exclama que éstos son tiempos difíciles, yo me pregunto cuáles no lo han sido. Pero sean éstos días peores que los que vivieron nuestros antepasados o no, el hecho es que por fin estamos los Nueve unidos. Tras años de dispersión y de disputas entre nosotros, hemos dejado atrás las viejas rencillas y nos hemos agrupado en lo que hemos llamado el Concilio.

No te dejes engañar, Laia, por los arrogantes magos de la Orden de Hermes. Ellos te contarán que nos hemos agrupado para fortalecernos frente a la amenaza de la Inquisición y los avances de nuestros enemigos, los Dedalianos. La realidad es que están muertos de miedo. Las llamas de las hogueras lamen las puertas de sus suntosos torreones y ven cada día como su magia por separado no es suficiente para cegar los superstiosos ojos del clero. Por eso nos han llamado, porque el mundo cambia y se les escapa de las manos. Ahora son los arrogantes Herméticos quienes nos han pedido que nos reunamos en torno a las Tradiciones para preservar nuestro legado.

Y eso hemos hecho. Construir una Fortaleza, Horizonte, en donde poder trabajar por el entendimiento de los hombres y el perfeccionamiento de la Magia. De momento sólo estan puestos los cimientos bajo los que guarecernos cuando llegue la Tormenta que los antiguos vaticinan que se avecina.

Quizá la Tormenta la provoquemos nosotros mismos con nuestra mezquindad y nuestro odio. Parece que la Discordia no va a tardar en llegar. Sólo nos cabe esperar que haya hombres sabios capaces de guiar nuestras pasiones. Veremos qué nos depara la diosa Fortuna en el próximo giro del destino. Abre los ojos, Laia, un nuevo ciclo comienza bajo nuestros pies.

Te hablaré de quiénes somos.

Ahl-i-Batin (Batini)

Chakravanti / Euthanatoi

Coro Celestial

Cuentasueños

Hermandad Akáshica

Orden de Hermes

Solificati

Verbena

Videntes de Cronos / Sahajiya

Y de cómo somos.

La influencia del concilio

Rangos del Concilio

La formación del Concilio