La Orden de la Razón

Sin herramientas, el hombre es un ángel caído.

Escúchame bien, joven Aprendiz. El lenguaje, la agricultura o el comercio son fruto de la mente del hombre. El método para dejar atrás las súplicas y ser verdaderamente los Hijos de Dios: aquellos hechos a Su imagen y semejanza. Somos todos parte de un Gran Proyecto de construcción y progreso.

Tenemos una misión. Debemos separar el grano de la paja, hacer los muros más fuertes, cuidar a los débiles y ensalzar a los fuertes. Debemos desterrar la herejía mística del mundo. Quemar las falsas creencias que manipulan la Razón. Destruir la superstición que anula la capacidad inventiva del hombre. Nuestra misión es un paso adelante. Hemos domesticado el fuego, viajado más allá del mundo conocido. Hemos visto la verdadera cara de las estrellas y hemos construido ciudades que podrían ser el hogar de Dios.

Nosotros somos la nueva luz, mi joven Aprendiz. Hemos dejado atrás el tiempo en que vivíamos en tinieblas y hemos comprendido los minuciosos cálculos matemáticos de la Creación. Nos hacemos llamar Dedalianos, somos herederos del gran constructor del laberinto de Creta. Como Dédalo debemos encerrar al Minotauro: al curandero, al hechicero, al charlatán.

Coge tu lámpara e ilumina el mundo. Estas son nuestras Convenciones.

Alto Gremio (Financieros)

Artífices (Artesanos)

Buscadores del Vacío (Exploradores)

Cábala del Pensamiento Puro (Gabrielitas)

Círculo Hipocrático (Cosianos)

Ksirafai

Maestros Celestes

Maestros Artesanos

Y estas nuestras reglas y orígenes.

La influencia de la Orden de la Razón

Rangos de la Orden

Política interna Dedaliana