Tlacique en Edad Oscura

vampiroeotlaciqueHernando de Guevara miraba a los ojos del inmenso jaguar intentando adivinar sus intenciones. Había recorrido un extenso territorio para alejarse del animal que, no obstante, parecía empeñado en perseguirle. Era más que un animal, eso estaba claro. En Europa había escuchado historias semejantes de lobos y jaurías, generalmente comandadas por viejos miembros de Clanes que conocía bien. Hernando pensó durante un instante si sería posible que algo así pudiera existir también en las Indias.

El sonido de unos tambores resonó en la noche en todo el valle. Hacía muchos años desde la última vez en la que el corazón de Hernando latió, pero podía notar la misma sensación que un humano tiene cuando se pone nervioso.

Cuando aquel jaguar se convirtió en un guerrero con los ojos inyectados en sangre, Hernando echó a correr como no lo había hecho en décadas.

Nadie ha oído hablar de ellos en la Edad Oscura. Esta extraña Línea de Sangre será descubierta en las tierras de México al llegar allí los conquistadores europeos. Los Tlacique eran reverenciados como deidades por los nativos, a los que gobernaban abiertamente. Además, eran respetados como sacerdotes y hechiceros.

Dicen descender de un dios indígena, aunque tienen similitudes con los Gangrel y los Seguidores de Set. Los Tlacique son Vampiros que no conocen el miedo y que realizan sacrificios salvajes para calmar a dioses que nadie en Europa conoce. La llegada de Colón y sus naves los pone en pie de guerra durante los siglos siguientes.

APARIENCIA: Los Tlacique tienen rasgos indígenas americanos. Tienen cuerpos fibrosos y les gusta hacerse tatuajes tribales sobre su piel.

DISCIPLINAS:  Ofuscación, Presencia, Protean (los hechiceros del Clan manejan sendas mágicas propias, llamadas en su conjunto Nahuallotl)

DEBILIDADES: Estos Vampiros sufren más daño del normal por la luz del sol o al estar sometidos a luces muy brillantes.

Autor de la ilustración: Gonzalo Kenny