[Escenario] El monte de los tejos

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

[Escenario] El monte de los tejos

#1

Mensaje por Alexander Weiss » 24 Mar 2021, 16:27

EL MONTE DE LOS TEJOS

Por Alexander Weiss
Imagen La sierra gallega de O Courel se extiende en los límites surorientales de Galicia hasta la vecina provincia de León. Es una tierra de montes y valles profundos, recubiertos de extensos bosques de castaños y robles, y con elevadas cumbres, de pizarra y caliza gris, donde se han formado numerosas cuevas naturales. El principal río es el Lor, afluente del Sil, en el que desembocan otros ríos y arroyos. Más de cuarenta aldeas salpican el territorio desde tiempo inmemorial, junto a las ruinas abandonadas de los viejos castros. En esta joya natural se encuentran prácticamente todos los árboles autóctonos de Galicia, entre los que merodean especies de fauna muy escasas.
Y en este rincón apartado, que ha permanecido en gran parte aislado de los ajetreos de las grandes ciudades y de la marea gris de la Banalidad todavía, viven antiguas leyendas. Duendes y hadas, expulsados de otros lugares, desde tiempo inmemorial han encontrado un refugio en los agrestes montes de O Courel, vinculados por su pasado y tratando de sobrevivir en un mundo donde la fantasía tiene un lugar cada vez más difícil. Sus viejos Feudos se ocultan en las profundidades, envueltos en la niebla de los mitos, y sus habitantes mantienen una actitud de vigilancia y resistencia, recordando historias que se han transmitido desde los inicios del tiempo hasta hoy.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Escenario] El monte de los tejos

#2

Mensaje por Alexander Weiss » 24 Mar 2021, 16:28

Imagen LOS MOUROS

Como lo contó el viejo Éburos, Barbagrís Musgoso, Guardián del Cido:
Algunos grises y banales eruditos vinculan el origen de O Courel con la presencia de varias minas y yacimientos minerales explotados desde época romana, pero para las hadas y duendes locales, el origen de su país encantado se pierde en las nieblas del tiempo, antes incluso de la llegada de la humanidad.
Según cuentan los sabios feéricos, lo primeros moradores o “mouros” de los bosques de O Courel eran criaturas mágicas en contacto con la naturaleza. Durante un tiempo insondable vivieron aferradas a sus tierras, creciendo en sabiduría y poder. Vivían en sencillos poblados de madera y piedra, utilizaban arados, tijeras y herramientas de oro, nunca enfermaban ni sufrían dolor y podían vivir miles de años, siguiendo el ciclo de las estaciones que pasaban a su alrededor, aunque realmente no tenían necesidad alguna de medir el tiempo. Aunque a veces surgían enfrentamientos entre ellos, preferían la paz, y así vivieron ajenos al mundo más allá de sus tierras, disfrutando de una edad dorada.
Inevitablemente, el poder y la riqueza de los mouros atrajeron curiosidad y envidia. Otros pueblos se hicieron eco de su existencia, especialmente de su oro y riquezas, y finalmente llegó un día aciago en que a la lejana Roma llegaron noticias sobre ellos. Los gobernantes romanos ambicionaban poseer todas aquellas riquezas y no dejaron pasar la oportunidad de conquistar aquellas tierras. Las legiones que portaban águilas de bronce se pusieron en marcha y atacaron a los mouros.
Los mouros resistieron, porque aunque amaban la paz, eran bravos y valientes, pero a pesar de su poder sus enemigos eran tan numerosos como las olas del mar y traían con ellos una marea de hierro que los ahogaba. Los mouros ganaron batallas, pero siempre llegaban más romanos, y detrás de ellos otros muchos, mareas de enemigos que portaban hierro y que fueron arrebatándoles sus territorios y arrinconándolos en las montañas más apartadas.
A pesar de la resistencia de los mouros, los romanos eran tenaces y estaban decididos a apoderarse de sus riquezas, y tras años, décadas de guerra, los últimos mouros se refugiaron en la última de sus ciudades, que se alza en una cumbre de difícil acceso. Los romanos no se atrevieron a lanzar un ataque directo, pues sabían que perderían muchas vidas y podrían ser derrotados, así que fueron pacientes y aislaron a los mouros excavando un foso que los rodeó por completo.
El cerco fue largo y terrible. Los alimentos escaseaban y las gentes morían. Los mouros fueron reducidos a una sombra de lo que habían sido en su edad dorada, y supieron que había llegado el fin, y saberlo tenía de amargura sus días. Habían sido poderosos, sabios y valientes, y lo habían perdido todo. Les habían arrebatado todo lo que tenían, así que decidieron que no se dejarían arrebatar lo único que les quedaba: sus propias vidas.
Se reunieron en asamblea y se prepararon para el final. En la montaña sobre la que se alzaba la última ciudad crecían numerosos tejos. De sus hojas y frutos extrajeron un veneno que provocaba la muerte. Cuando todo estuvo a punto, los mouros se reunieron en la noche bajo la luna llena. Entonaron un cántico antiguo, tan viejo como ellos, un llanto que rompió la noche e inundó, como una ola imparable, los campamentos de los romanos que rodeaban la montaña. Los que escucharon aquel canto lleno de dolor y pérdida se sintieron inundados por una fuerza imparable. Muchos legionarios romanos lloraron aquella noche sin saber por qué.
Terminó el canto y llegó el silencio. Los romanos callaban, sintiendo que estaba ocurriendo algo trascendental.
Un grito hirió la noche. Seguido de otro, y después de otro, y pronto la montaña entera fue un coro de gritos. En la ciudad, los padres cortaban las gargantas de sus hijos, las madres apuñalaban a sus hijas, y después todos los supervivientes bebían el veneno del tejo, que les provocaba fuertes convulsiones y dolores antes de morir. Se suicidaron para no ser sometidos, una ofrenda a sus dioses. Los mouros murieron libres. Hombres, mujeres, ancianos, niños…cuando los romanos llegaron a la mañana siguientes, sólo encontraron cadáveres.
Pero no todos desaparecieron. Algunos se ocultaron bajo tierra para convertirse en testigos del mundo desaparecido. Se adaptaron a vivir en las profundidades, ocultándose de la vista de sus enemigos, y los mouros pasaron a habitar bajo castros y túmulos, utilizando llaves invisibles para abrir las puertas de sus pasadizos y hogares bajo tierra, convirtiéndose en un pueblo por completo mágico.

Avatar de Usuario
Ébano
Mensajes: 200
Registrado: 07 Abr 2020, 20:57

Re: [Escenario] El monte de los tejos

#3

Mensaje por Ébano » 25 Mar 2021, 00:31

Una historia preciosa, gracias por compartirla :clap: :clap: :clap: :dance: :dance:

Tienes más escenarios de Changeling? La verdad es que escasean, aunque he visto que has compartido cosas muy buenas, me las he leído probablemente todas xd

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Escenario] El monte de los tejos

#4

Mensaje por Alexander Weiss » 25 Mar 2021, 09:08

Todavía no lo he terminado.

De Changeling tengo por ahí el Libro de los Piskies, varias aventuras en torno a "La isla Edén" y alguna más suelta. Deben estar en este foro.

Editor completo

Volver a “Changeling”