[EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

Juan Zuñiga (Rugido_Ancestral)
Curioso Autodidacta

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#41

Mensaje por Rugido_Ancestral » 29 Nov 2021, 21:35

La escena era un mar de emociones para Juan y aunque intentaba mantener la calma para poder pensar una solución, en su cabeza sucedían uno y otro mecanismo parecidos a un cuadro de tortura, donde podía hacer frente con su ingenio a la bestia que parecía salir del mismísimo abismo. Si tan solo pudiera prepararse de la forma adecuada estaba seguro que sería capaz de hasta atrapar con vida al hombre lobo, aunque un poco desmembrado.

Un suspiro largo se hizo presente cuando vio el hacha y sabía que no podría usarla, pero la solución más sensata vino de parte de su compañero, Aymar. Comenzó a soltar a los caballos y sin dudas era la mejor forma de salir de esta con vida. -Gracias Aymar, salgamos de aquí pronto, si el río me parece correcto.- Su voz era apresurada y sobre todo nerviosa, propia de alguien que no deja de pensar en como podrían ser las cosas.

Asintió a la presteza de del buen Jaime y no estaba seguro si era por el miedo o nunca había querido mostrar sus dotes de jinete, pero se sorprendió de sobremanera por la manera en que se desenvolvió, por su parte también se sorprendió del brío de quebranto. Gracias a Dios, su corcel aún sin nombre era el punto medio entre la pasividad de la mula y el espíritu indómito del caballo de su compañero.

Subió al caballo luego de asegurar el cuchillo en alguna parte de su cinturón, debido a que no tenía demasiado tiempo y siguió a su travesía*1
Spoiler
Mostrar
*1 Tirada de Destreza + equitación +1FV
4d10>=7-p

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 5634
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#42

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 30 Nov 2021, 18:21

{ https://www.youtube.com/watch?v=oYImXYb1WRo - Tyrfying by Danheim }

Como los mismísimos jinetes del Apocalípsis, los tres peregrinos montaron raudos en sus corceles, y al trote bajaron la loma que los llevaba hasta el río. Más de una vez, los animales estuvieron a punto de encabritarse en la bajada, pues la arena húmeda era blanda y parecía ceder ante sus pezuñas.

Pero los jinetes del Libro de las Revelaciones, eran cuatro, y efectivamente a Iñigo, el tabernero, que no tenía ni escondite ni montura, le tocó ser el caballero de la muerte, y cómo cantaba San Jerónimo en la Vulgata, lo perseguía Hades, como su sombra. Y como Hades, y su sombra, se presentó el insaciable hombre lobo, en la espalda de un tabernero que no habría encontrado refugio. Su alarido se había oído entre los chopos, y la lejanía del mismo, le contaba a Jaime, Aymar y Juan, que su sacrificio no había sido en vano, pues ahora que las patas de los animales cruzaban el gélido río, se daban cuenta de la distancia y el tiempo ganado a la bestia.

Además, si la vista, y las esperanzas no los engañaban, jurarían que la bestia había derramado demasiada sangre para sentirse insatisfecha, y parecía que el truco infantil de Jaime, había funcionado, pues había olfateado el aire en busca de sus presas, y había desistido en el intento, poniendose a cuatro patas y, aparentemente, desapareciendo entre la árboleda de enfrente.

Los equinos bufaron ante el frío de las aguas del Arga, y agitaron las cabezas, cuando el aire de la noche sopló sobre sus mojados pelajes, en la otra orilla del río. Habían visto pasar un bulto flotando con la corriente, que enseguida adivinaron como un cuerpo, pero que no supieron adivinar si se trataba de Mateo, Gervasio o Ignacio, pues el río, cómo el Aqueronte, los arrastraba con pena hasta el olvido. Los tres miraron entonces de nuevo a la aldea, quien sabe si en un último vistazo, pues ahora se oía el vociferío de los vecinos saliendo de sus casas aterrorizados, intentando asistir a inexistentes heridos. Pues cuatro fueron los atacados por tal demoniaco ser, y cuatro fueron los fallecidos, y otros tres los vecinos desaparecidos, en la funesta noche en la que los habitantes de Zubiri aprendieron las consecuencias del odio acérrimo al diferente, y cómo tal vez, habían tenido que ser ellos, quienes pasaran por el pilote del puente de la Rabia, y extirparan la misma de sus corazones.

Ahora los peregrinos, tenían que solventar una disyuntiva. Si volver a Zubiri e intentar dar su versión de los hechos y ayudar en lo que se preciara, o partir en la oscuridad y que todo quedara en su memoria, como una fatal pesadilla. Cómo la noche en que la rabia, fue más allá del puente.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Juan Zuñiga (Rugido_Ancestral)
Curioso Autodidacta

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#43

Mensaje por Rugido_Ancestral » 30 Nov 2021, 23:25

La respiración de Juan aún se encontraba agitada, el recuerdo de los ojos rojos de aquella bestia, o la manera en que el tabernero sirvió de carnada para que ellos pudieran escapar. Cuatro, cuatro hombres habían muerto esa noche, tres de ellos para evitar que alguno de los peregrinos sucumbiera a las fauces o garras de aquel ser, ahora a Juan le costaba mucho hacer una relación con aquella tranquila noche que había pasado con quienes decían ser agotes junto a su mentor, con lo que acababa de presenciar esta noche. Algo era seguro, no deseaba volver a ese lugar, donde todo podría haberse evitado, donde el podría haberlo evitado, tal vez, si decidía intervenir.

"Pero no, la decisión fue la del cobarde, la de quedarte a esperar a ver que sucede. ¿Acaso tener ahora que cumplir la voluntad de su maestro lo había convertido en algo que no era? ¿Tener un propósito en la vida había hecho que ya no reaccionará de la misma manera que antes? ¿Podría el haber salvado a esas cuatro personas y dar una lección de empatía?" Esas y muchas preguntas más se agolpaban en la cabeza de Zuñiga.

Cuando estuvo seguro que estaban a salvo por lo menos por esa noche les dijo a sus compañeros: -¿Qué haremos? No creo que sea conveniente volver, creo que no debemos dar explicaciones, sobre todo luego de lo que paso. Sería complicado explicar porque seguimos vivos, si estábamos en el mismo lugar que los muertos.

Suspiro profundamente mientras oía el susurro del viento en sus oídos, y no sabía si era su imaginación pero cuando miro la luna por un momento creyó escuchar en la lejanía aullidos.

Jaime Alberti Atienza (Baluar)
Monje inciado

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#44

Mensaje por Baluar » 02 Dic 2021, 17:18

Perder de vista aquella bestia relajó la respiración de Jaime como muestra de su recobrada tranquilidad. Esa noche el pueblo estaba sumido en la desgracia como castigo divino. El odio solo traía odio, muerte, desesperación. La intolerancia hacia lo extraño y las supersticiones llevadas al extremo eran caldo de cultivo regado con sangre. La mayoría de las veces de inocentes.

La visión del cuerpo flotando boca abajo en el río despertó el miedo en su montura. Acarició el cuello de la mula para tranquilizarla a la vez que entonó un Padrenuestro por el alma desdichada...

-Y líbranos del mal, amén -concluyó el rezo a la vez que Juan comenzaba a hablar-. Creo que tiene razón hermano, quizás sea mejor dejar que las gentes laman sus heridas y no se hagan preguntas. Necesitan un culpable y no tenemos por qué ser mártires de un dios equivocado -dijo mirándolo durante unos segundos y después posando sus ojos en Aymar-. Hermano. Vos que sois de estas tierras, ¿qué otras cosas podemos encontrarnos en bosques de los vascones? Parece que debemos encontrar refugio entre los árboles...

Desvió la mirada hacia la oscuridad boscosa y un sudor frío recorrió su espalda...

Aymar Garcés (Yaris)
Boina Roja

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#45

Mensaje por Yaris » 04 Dic 2021, 11:03

Aymar sentía una profunda consternación por todo lo sucedido, desde el momento de la aparición del agote, cómo la trataron, su horrenda transformación, y la siguiente masacre sucedida ante sus ojos sin más opciones que la huida por salvar el pellejo. Ni siquiera era capaz de contar cuántas buenas gentes habían caído ante las garras de aquel ser, tantos sacrificios involuntarios para que ellos siguieran su camino.


Habían sobrevivido, sí, ¿pero a qué precio? Sentía que parte de él se había quedado en aquella taberna que, a pesar de haber salido indemne, sin un solo rasguño en su cuerpo, algo denteo de él había sido devorado por unos colmillos mitad hombre mitad monstruo lupino.


No lo sé, Jaime. - Guió a sus compañeros a resguardo de unos árboles, protegiéndose a duras penas de la lluvia, e intentando ignorar el revuelo que se sucedía en el pueblo, oídos sordos al dolor despertado al otro lado del río. – He escuchado historias, hay innumerables cuentos y leyendas en estos bosques… demasiadas cosas para narrarlas en el frío de una noche como esta.


Aymar conocía la magia, había leído y escuchado las pláticas de su maestro sobre tales criaturas, de las pocas lecciones que le interesaban realmente, pero en su interior, eran sólo mitos, cuentos cantados al abrigo de la noche, ante el fuego del hogar y vasos de cerveza rancia, historias para entretener, no algo tan real como para desparramar tus tripas de un zarpazo. Desechó tales pensamientos, sus temores, ahogó esas emociones ocultándolas en un pozo profundo dentro de sí mismo, deseando olvidar el suceso de hoy, a sabiendas, que jamás olvidaría lo ocurrido, ni su cobarde actuación.


Tomó aire e intento parecer seguro de sí mismo. - Coincido con Juan, no podemos volver al pueblo, y tampoco podemos descansar a la intemperie con esta lluvia. Sigamos el río hacia el oeste, allí encontraremos el camino a Navarrería, donde podremos descansar y encontrar cobijo. Esta noche evitaremos lo máximo posible cualquier bosque. Con suerte encontremos un granero, o alguna choza donde cobijarnos.


Aymar habría preferido no volver a casa. De ser posible habría evitado ir por el camino de Pamplona, desviándose por la ruta del norte y así ignorar su hogar, pero ahora, empapado, dolorido y derrotado, parecía que no hubiera más ruta que aquella.

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 5634
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#46

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 05 Dic 2021, 08:42

{ https://www.youtube.com/watch?v=TpJRBdaf9J8 - Medley from Hostiles OST by Max Richter }

La lluvia había dado algo de tregua ya entrada la madrugada, cuando los zarpazos de la bestia aún resonaban frescos en sus mentes; cuando el olor ferroso de la sangre aún inundaba sus olfatos; cuando los gritos de los que perecieron aún agitaban sus almas. Habían dejado Zubiri atrás, con un reguero de muerte y desolación, con un torbellino de incomprensión y dudas, que entre otras cosas, había producido que huyeran en la noche, y no quisieran enfrentar la verdad de las pobres gentes de Zubiri. El puente de la Rabia parecía ahora más rabioso que nunca, y alguna viuda, decidió despeñarse al río al no soportar ausencias.

Habían dejado atrás Zubiri, y con ello, las preguntas y los requerimientos, y con ello, los malos augurios de aquella, la primera noche en el camino. Ahora iniciaban la siguiente etapa, esperando que si bien no tuvieran que volver por la población navarra, sus rostros pasaran desapercibidos, pues parecían sus gentes rencorosas, a cuenta de que como trataron al agote, y si bien ahora, habían pagado ese maltrato con creces.

Un pequeño alero de madera, en lo que eran los restos de algún refugio en el bosque, les sirvió para pasar la noche. Tuvieron que acurrucarse y acercarse, más de lo que quisieran, pero el frío apretaba, y el montón de hojarasca acumulada, apenas daba calor, y la humedad de los liquenes de los troncos apretaba en los huesos como enfermedad y con el rocío hiciera que castañetearan los dientes. En el duermevela de entreguardias, alguno había soñado con un reconfortante caldo de tuétano, y otro con el crepitante fuego del hogar, pero al final de la noche, el sol se coló con fuertes rayos entre las hojas anaranjadas, cobrizas y verdes, de los árboles, y algún otro pensó que apenas había descansado. Dolían los cuerpos, entumecidos, y sobre todo, los pies, cansados.

No obstante, ninguno se quejó de ello. Era demasiado pronto para mostrar debilidad, y ninguno parecía querer mostrarse así. Al menos en aquel temprano momentos. Cuando reemprendieron la marcha, ya era entrada la mañana, y los árboles empezaron a separarse entre sí cada vez más, indicando el limite forestal y dando paso a oteros de base caliza y llanuras vastas de verde. Y con el sol en lo alto, apareció el más grande de los bastiones del Reino de Navarra, con su Atalaya imponente. El burgo dividido en tres. La Iruña euskera. La Pompelon romana.

Aquella visión de sus murallas era tan comunes para Aymar Garcés, que pareció sentirse inmerso en un recuerdo de otro tiempo más lozano, y las dudas sobre su recibimientos y sobre cuestiones que ahora no competían, acrecentó sus dudas, sobre si visitarla con sus nuevos compañeros de viaje, u obviar su villa del camino y enfrentarse a la siguiente etapa. El río Arga tambien cruzaba por aquella ciudad, y quien sabe si arrastrara la suerte de Zubiri y aún arrancara rabia de los ladrillos de su puente. En cualquiera de los casos, el hambre apretaba en los estómagos, cómo si lagartijas nerviosas en ellos hubiera. El oriundo, ahogado en dudas, levantó la mirada hacia la lejana Atalaya, y observó, moverse con el viento, el estandarte negro con el fénix dorado con tres estrellas. Desde aquella distancia, la mítica ave parecía viva, esperando levantar vuelo sobre la muy noble, muy leal y muy heroica ciudad de Pamplona.*1
► Mostrar Spoiler
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Jaime Alberti Atienza (Baluar)
Monje inciado

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#47

Mensaje por Baluar » 07 Dic 2021, 09:40

Jaime siguió con la mirada a la de Aymar. Había recorrido algunas poblaciones importantes en el sur de Francia, pero nunca había estado en una ciudad tan importante como lo era esta.

-¡Oh, qué ciudad tan grande! -apuntó sorprendido. El pobre monje pueblerino estaba más acostumbrado a viajar entre abadías que conocer ciudades y pueblos-. Compañeros, ¿conocéis esta ciudad Aymar habló algo de sus fundadores, pero vos, Juan Zúñiga, habéis visitado antes este lugar?

Golpeó suavemente las ijadas de su buena Noir para que alegrase el paso. Por un momento se le pasó por la mente la visión de las fauces sanguinolentas de la bestia y pensó si también habría de aquellos seres y del silencio de Aymar ante su pregunta la noche anterior. Juan tampoco parecía muy hablador. No parecían, en general, demasiado habladores sus compañeros. Quizás estarían sumidos en las mismas tribulaciones que él, quizás con sus propios monstruos interiores, quizás callaban por prudencia. Cuando aún era un pequeño iniciado, preguntón e impaciente -un reflejo de la edad y de una curiosidad más hambrienta que un lobo en invierno-, su buen maestro Lyotard le habló del sofronismo y se hundió en los recuerdos con su amo y maestro, a modo de ausentarse de aquella situación tan silenciosa en incómoda...

Juan Zuñiga (Rugido_Ancestral)
Curioso Autodidacta

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#48

Mensaje por Rugido_Ancestral » 08 Dic 2021, 21:41

Juan durante su camino con su maestro había visitado algunas ciudades, sobre todo cuando la feria que hacían en ella ameritaba el viaje, pero nunca hasta ahora había visto a esta ciudad. Por lo que le respondió a Jaime, con tono sereno y pensativo: -No, nunca había visto esta ciudad, pero creo que sería bueno visitarla. Servirá para re aprovisionarnos y tal vez podamos conseguir algo de sustento. De historia o de ciudades se más bien poco, jaja.. Mi maestro solía nombrar muchas cosas y a la mayoría no me llamaban la atención, solo unas pocas las recuerdo tal cual me las dijo.

-¿Cuantos años tienen? Yo tengo 17...

Aymar Garcés (Yaris)
Boina Roja

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#49

Mensaje por Yaris » 09 Dic 2021, 11:56

Aymar sintió una sacudida al ver las murallas de Pamplona, acrecentándose la sensación de desasosiego al vislumbrar a lo lejos la Atalaya, su bandera al viento y generando en él aún más dudas de si dirigirse allí.

¿Qué sabía su maestro de la misión que les habían encomendado? ¿y el Magister? No creía ni por asomo que las verdades fueran reveladas simplemente con preguntarles, lo críptico era la moneda habitual de las comunicaciones en su hogar. Tampoco comprendía de dónde provenían las dudas, los temores le envolvían como un manto de inseguridad, una envoltura de desconfianza de origen desconocido.

De momento evitaría su refugio, su hogar era ahora una mezcla de sensaciones, un lugar ideal para recuperarse del golpe de la noche anterior, abrigándose al calor de la hospitalidad de la Atalaya y sus gentes, y aún así, no deseaba aparecer así, lamiéndose las heridas. No, quizás fuera orgullo, pero deseaba volver con el trabajo realizado, no depender de sus maestros, seguir su viaje y la misión.

-Creo que unos 20 inviernos. – Contestó casi sin pensar, agradecido de escapar de sus pensamientos durante un rato. – Si no os parece mal, daremos un rodeo. Me gustaría evitar la puerta a la que lleva este camino. Siguiendo las murallas, al norte hay otra puerta, menos transitada y en la que pasaremos más inadvertidos. De momento, mantengamos nuestra fachada.-

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 5634
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#50

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 12 Dic 2021, 08:19

- De momento, mantengamos nuestra fachada. - Dijo Aymar. Y sus palabras sentenciaron atisbo de conversación, al menos momentáneamente. Y sus palabras alimentaron sospecha entre sus compañeros, pues siendo oriundo, no se entendía tanto remilgo ni duda, si no fuera que tuviera deudas o enemistades, y donde hubiere anfitrión y buenos menesteres, ahora habría ocultación y disfraz.

Las tres figuras se perdieron loma abajo, camino a la entrada del norte de la enorme Villa de Pamplona.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Editor completo

Volver a “[EC] Escenas”