[MCB] Presentación de personajes

Zona de roleo libre, con ocasionales momentos de narración. Cualquiera puede rolear aquí, siempre y cuando se lea las normas y se haga un personaje

Moderador: Toxizer

Avatar de Usuario
Magda Dalmau
Madre Oscura
Madre Oscura
Mensajes: 975
Registrado: Lun Jul 15, 2019 5:56 pm
Mensajes miarroba: 8.847
Antigüedad: 5 de Noviembre de 2016

[MCB] Presentación de personajes

#1

Mensaje por Magda Dalmau » Dom Jul 21, 2019 5:11 pm

Aquí posteareis vuestro personaje. Es obligatorio para rolear en el castillo de Bran tener ficha aquí, pero puede ser tan corta o extensa como os venga en gana.

NO se han traspasado los pjs del foro viejo. Es necesario volver a presentarse.

También podéis editarla, aunque con moderación. No vale cambiar de clan sobre la marcha.

Lista de Personajes presentados:
  • -

Personaje:

Código: Seleccionar todo

[b]Nombre personaje:[/b] No hace falta explicaciones sobre qué hay que poner aquí

[b]Clan[/b]: Ya se indica en normas que puede ser de cualquier clan, siempre que sea oficial

[b]Domitor[/b]: En el caso que sea ghoul.

[b]Naturaleza/Conducta[/b]: El que os plazca, pero intentad respetarlo para rolear

[b]Breve descripción física[/b]: No hay mínimo ni máximo, escribid a gusto. Pero sed coherentes, si decís que el personaje es moreno luego no pongáis que tiene un pelo rubio en un post.

[b]Breve descripción psicológica[/b]: No hay mínimo ni máximo, escribid a gusto. Tratad de seguir estas indicaciones cuando roleeis.

[b]Breve historia personal:[/b] Explicad lo que os parezca, tanto lo conocido como lo secreto. Se entiende de sobras que no se puede hacer metajuego.
Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

Avatar de Usuario
Karamzinova
Ilustradora
Ilustradora
Mensajes: 163
Registrado: Lun Jul 15, 2019 2:21 pm
Contactar:

Re: [MCB] Presentación de personajes

#2

Mensaje por Karamzinova » Dom Jul 28, 2019 11:39 pm

Pues si es necesario, reestreno este tema porque voy a volver al Bran :)

Nombre personaje:
Joanne de Aubriot

Clan: Nosferatu (Priore)

Naturaleza/Conducta: Solitaria/Hosca

Breve descripción física:
Joanne fue Abrazada siendo relativamente joven para los estándares medievales. A los dieciséis, fue encerrada por un Nosferatu y ese Abrazo no ha dejado nada bueno detrás. Su escasa carne y músculo (fruto de una mala alimentación) han adelgazado a Joanne hasta dejarla hecha una mortaja de carne sobre el esqueleto, marcándose así los huesos. Las viejas cicatrices que tuvo en vida (de trabajar, cortarse cocinando, de golpes y bofetadas o de alguna roncha producto de la enfermedad), al contrario, se marcan ahora más, dejando una suerte de venas hinchadas recorriendo su rostro, brazos, cuerpo. Carece de nariz y sus pómulos esqueléticos le dan una horrible espantosa, así como sus oscuras ojeras de piel seca. Casi todo su cabello, antaño lacio, negro y sucio, se ha caído, dejando pocos mechones. Es, como puede comprobarse, una digna Nosferatu, con una carcasa tan horrible que guarda una personalidad aún más horrible.


Breve descripción psicológica:
Joanne nació en el seno de una familia pobre y cometió el grave error de no querer conformarse. De niña fue capaz de demostrar crueldad e indiferencia para con su familia. Eso, claro, fue cuando vivía.

Una vez Abrazada, no es que su personalidad mejorase. Es hosca y poco amable, aunque le gusta fingir la palabrería y verborrea de los de clases altas, únicamente para burlarse. Es bastante reacia ante aquellos de clases nobles y acomodadas, pero porque ella nació pobre, vivió pobre y, ahora, muerta, sigue siendo pobre, y además, miserable.

Como Nosferatu, y con la información de nacimiento de ser incapaz de escalar socialmente, Joanne intenta, como puede, rascar un mínimo de esas sensaciones, únicamente para ver si puede sentir una pizca de ello. Para costearse esos parches emocionales, Joanne se ha dedicado a robar desde hace muchas noches. Nunca fue muy creyente, así que no le importa saquear la casa de un pobre pastor a robar las reliquias de oro de la casa de Dios. La sensación de poder arrebatar un poco de felicidad a los vivos, que al menos siguen teniendo carne en sus huesos, alivia un poco la ira y frustración que Joanne siente. Sin embargo, a pesar de sus actos, no es una persona gratuitamente cruel. Aunque no es una Nosferatu piadosa que compartiría su botín con los necesitados, prefiere ignorar y evitar a las personas que entrar en conflicto con ellas, y las personas, en especial con dinero y secretos, son más útiles vivas. Únicamente rompe su voto de soledad cuando debe de meterse en el mercado de los secretos e información, una herramienta casi tan útil como el oro a lo que sabotear los planes de otros se refiere, en especial de aquellos de las clases más altas.

Aborrece la belleza, lo alegre y lo lujoso, pero únicamente porque siente que no será nunca digna siquiera de mirarlo y porque lo ve como sus metas inalcanzables. En el fondo, es el monstruo que es por dentro porque sabe que lo fue antes de ser Abrazada y sabe que es un castigo justo, lo que le hace sentir horriblemente desdichada, irascible e incluso triste y desesperanzada. Solo le importa el yo, porque no hay lugar para sentimentalismos-ni gente con quien compartirlos. ¿Se afeó por dentro al ser Abrazada como Nosferatu, o fue castigada a ser Abrazada como tal por cómo era por dentro? Quizás ambas.

Breve historia personal: Joanne nació en el seno de una familia muy pobre de un pueblo cerca de Rouan y eso siempre le frustró muchísimo. Cometió el error de ser inconformista, y sabía que sería capaz de hacer lo que fuera con tal de escalar de posición. Aborrecía lo conformistas que eran todos cuanto le rodeaban, y admiraba y envidiaba a los nobles y ricachones que, en festividades religiosas, iban a la catedral de Rouan a celebrar las misas o a cualquier evento importante del lugar. Quería ser como ellos, pero nunca tendría los medios. Por ello, en un mundo que era duro, ella intentaba jugar con reglas aún más sucias. Robaba comida a escondidas y culpaba a sus hermanos de ello. No lloró a ninguno de sus hermanos fallecidos, cuando fue ella quien robaba la comida de éstos cuando enfermaban y los dejaba morir con el estómago vacío. No lloró cuando su padre la abofeteaba por desobediente. No lloraba ni daba ninguna muestra de arrepentimiento cuando su madre la arrastraba a la vieja capilla del pueblo a ponerla de rodillas y obligarla a confesarse. Joanne creía en Dios, pero lo aborrecía. Aborrecía esos lugares de muros de piedra y velas que era mil veces más estable y fuerte que la casucha que tenían sus padres.

Cuando la pillaron robando del cepillo de la iglesia, su padre le pegó la bofetada más fuerte que nunca le había pegado y su madre la volvió a arrastrar a la capilla para que pasara la noche entera haciendo las paces con Dios. Joanne no sintió arrepentimiento alguno al confesarse-no lo había sentido nunca, quizás. Sí lo hizo cuando, al intentar escabullirse de allí, algo la atrapó y la encerró. Algo le hizo confesarse. De los pecados que sí había cometido, primero, de los pecados que nunca cometió, luego. Todo bajo la promesa de la libertad, y Joanne hubiese sido capaz de confesar haber copulado con el Diablo si con eso hubiera logrado salir de allí.

No lo hizo.

Durante varias noches, estuvo encerrada en un lugar oscuro y húmedo y pronto perdió las energías-o quizás algo se la arrebató. Sintió el peor de los dolores que hubiese sentido nunca, como si sus huesos ardieran, su carne se secara y su sangre se evaporara. Fue consciente de que dejó de respirar, pero tardó aún un par de noches de comprender que había muerto. Aquello que la torturó psicológicamente durante ese tiempo y luego la había convertido en ese cadáver andante se burló de Joanne, y le explicó que en ella había caído un castigo por sus pecados. Toda la ambición de Joanne quedó enterrada como debería de haber quedado enterrado un cadáver.

Su Sire, una criatura religiosa y cruel, no fue el mejor de los mentores. Si para algunos el Abrazo era un regalo, el Sire de Joanne lo veía como una herramienta de castigo perfecta para los crueles y pecadores, así que no había motivos para tratarla con paternalismos. Como un párroco instruyendo a sus creyentes, la introdujo en el mundo de los Vástagos, pero siempre con una serie de certezas: la primera, que la estaría vigilando, y la segunda, que sobre ella caerían los castigos acorde a sus actos.

Tras un tiempo, su Sire simplemente desapareció. Joanne no perdió el tiempo y empezó simplemente a vagar de un lado a otro, como esperando huir de una sombra que pudiera alcanzarla, no creyendo que su Sire fuera capaz de ignorar sus movimientos. A pesar del temor que le infunda esa criatura que la Abrazó, Joanne no ha perdido del todo su deseo de sentir pequeños placeres, y entre villa y villa, roba cuanto puede para su diversión o para costearse pequeños gozos-aunque tenga que ser a través de la sangre y, por desgracia, sea un lujo que rara vez pueda obtener. De la misma manera, su tráfico y comercio de información y secretos la lleva a buscarlos para su propio interés, para su beneficio-y la desgracia de otros, si eso pudiera alegrarle la noche. En las noches actuales, Joanne vaga por Europa, de ciudad a ciudad, de villa a villa, sorteando fortalezas y colándose en conventos, sin ningún rumbo, movida quizás únicamente por el oro, los secretos y la necesidad de huir de algo que intuye que aún la acecha.

Imagen Imagen
Guess I'll die

Avatar de Usuario
Baudelaire
Narrador de Edad Oscura: Inquisidor
Narrador de Edad Oscura: Inquisidor
Mensajes: 409
Registrado: Lun Jul 15, 2019 12:37 am
Ubicación: Santiago, Chile
Mensajes miarroba: 642
Antigüedad: 21 de Marzo de 2019

Re: [MCB] Presentación de personajes

#3

Mensaje por Baudelaire » Sab Ago 03, 2019 3:49 am

Behair Al-Kayam (antes Fedor) es un anciano maestro astrólogo nacido en Pest el 10/mayo/999 y fallecido en Jerusalem el 5/septiembre/1045.

MEDIDAS: 58 pulgadas de estatura para sus escasas 95 libras.
ASPECTO: tez oliva opacada y agrietada por el paso de los años, ojos azules con destellos violáceos y cabellos que le caen sobre los hombros de gastado rubio ceniciento entrecano que le hace parecer un anciano de más de 60 años, casi un cadáver ambulante a los ojos de la época.
VESTIMENTA: siempre viste traje elegante, digno de cualquier erudito de la época, carga un pequeño bolso que contiene sus notas y algunos libros, además de sus instrumentos para la observación de los cielos (como astrolabio, sextante y cartas); que complementa con sandalias de fino tejido y un turbante de seda en tono gris amarfilado, igualmente cuenta con un abrigo de lana para protegerse de los climas más brutales.

PROGENITORES: Su padre Doménico de Prato, venido de humilde familia, terminó convirtiéndose en un próspero mercader en la magnífica Florencia, la joya de la región Toscana y separada de su pueblo por un par de horas a pie. Se casó a los 16 y en 5 años su esposa Angelica nunca le dio hijos hasta que murió por la peste. En un viaje de negocios, terminó enamorado de la chica que lo recibió. Ya se le pasaba el tiempo, pues estaba próximo a cumplir 35. Quizás sería su última oportunidad de tener descendencia y Dorika, la sobrina huérfana de su cliente recién dejaba la pubertad, se la dio poco antes de su muerte que ocurriría solamente 2 años más tarde.

INFANCIA: Alcanzó a ver a su bebé recién nacido y heredarle las propiedades a su esposa que ya tenía 14 años. Dorika decidió jamás volver a casarse, terminando simplemente venderlo todo y montar una granja en su propia aldea. El niño creció libre corriendo entre los campos y contemplando las estrellas, mientras su madre administraba a los asuntos financieros, hasta que hubo alcanzado los 10 años. Entonces, comenzó a renegar de sus deberes quedándose despierto de madrugada para escudriñar el firmamento, lo que terminaba por hacerlo dormir hasta pasado el mediodía.
ADOLESCENCIA: Su madre, cansada de su indisciplina, se valió de los contactos que había ganado en Florencia y le consiguió una esposa digna a Fedor que ya tenía 14 años. El único detalle es que ella era musulmana, así que procedió a enviar a su hijo directamente a la residencia de su suegro, para que lo adoctrinara. Convertido al islam un par de meses más tarde, su hijo contraía nupcias con Kayam el 7/enero/1014, de gloriosos 12 años y un aspecto horripilante que hacía que la mayoría se negara a mirarla. Sin embargo, su intelecto superior y su astucia terminaron por conquistar a su esposo. Entre la intimidad y la contemplación de los cielos pasaban sus primeros meses como pareja.
MADUREZ: Al amanecer del 13/diciembre/1023 llegaba el pequeño Asad con sus rizos negros como la noche que parecían una bendición, pues complementaban magníficamente sus ojos azul profundo. Lo cuál ocurrió justo después que su padre y su madre ya habían terminado sus estudios de astrología y recibían mucho reconocimiento por sus descubrimientos. Las eternas observaciones nocturnas parecían haberse grabado en su descendencia, tras haberla pospuesto por casi 10 años. Tristemente, su "pedacito de noche" era un pendenciero y antes de cumplir los 8 ya se había peleado con todo el mundo en la escuela. Nadie lo desafiaba, porque le hacía honor a su nombre y entre rugido y zarpazo daba cuenta de quién se le pusiera por delante. Todo intento por controlarle solamente contribuía más a su rebelión, hasta que simplemente decidió seguir a un caballero cristiano que pasaba… desapareciendo definitivamente de la hacienda familiar en los campos al sur de Florencia la víspera de su duodécimo cumpleaños. Fedor y Kayam marcharon a Tierra Santa como única manera de sobreponerse a la pérdida, porque ya sabían que nunca volverían a ver a su hijo. Lamentablemente, solamente él pudo regresar, porque su esposa fue secuestrada por traficantes. Apenas logró salvarse, gracias a alguien que le pidió su propia vida a cambio.

ABRAZO: Un viajero de la India se encontraba en las cercanías de Jerusalem justo cuando Fedor y su esposa eran atacados al caer la noche. Ya les venía observando durante todo el tiempo que permanecieron en la ciudad amurallada, así que sabía quiénes eran y conocía su afición por las estrellas. Él intentó defender valientemente a Kayam, pero simplemente fue herido gravemente y dado por muerto, su sangre teñía de rojo la arena gris cuando Hamid lo encontró. Necesitaba un asistente para continuar sus investigaciones de la Dur-An-Ki y, cuándo hubo decidido aprovechar la oportunidad, la tomó. Sabía que el desolado Fedor haría cualquier cosa por ir a salvar a la mujer de su vida… ninguna de las dos serían jamás recuperadas.
MOTIVACIÓN: Ya instruído en los asuntos vampíricos en la tierra natal de Hamid, considera que tras 150 años ya es el momento de regresar a Europa dispuesto a seguir con su monótona existencia y aprovechando los beneficios de la eternidad para contemplar las estrellas. Decide aventurarse por la ruta del Mar Negro, en lugar de tomar la convencional que va por el Mediterráneo, y termina cerca de los Cárpatos luego de un naufragio. Todo le parece extraño, cautivador y maravilloso; pero lleno de misterio, duda y desolación. Desconocía muchos detalles sobre los otros clanes, pero tenía una vaga idea de quiénes dominaban estos feudos; sin embargo, al escuchar una leyenda local en una taverna que mencionaba a su hijo algo se despertó en su interior. En ella, se relataba que era el cuarto capitán en el castillo de Bran, un lugar oculto y remoto. Solamente podría confirmarlo denteniéndose por allí. Quizás Asad también había sido traido al reino de la oscuridad y jamás podría permitirse renunciar a la oportunidad de reencontrarse con él. Algo de verdad podría haber en lo que se contaba…

NATURALEZA: quejumbrosa. CONDUCTA: juiciosa.
DISCIPLINAS: Dur-An-Ki (susurros celestiales), Ofuscación, Quietus.
Spoiler
Mostrar
La Dur-An-Ki (hechicería del clan de Alamut), se traduce literalmente como "Maestría del Paraíso y de la Tierra". La senda de susurros celestiales se conecta con las estrellas e intenta vislumbrar el porvenir, de acuerdo a los designios divinos. Por lo cuál se requiere estar en el exterior a cielo abierto, bajo la cobertura boscosa o entre nubes se hace más difícil el flujo mágico. Dentro de una habitación, habría que acercarse a la ventana y en una noche de tormenta, será prácticamente imposible activarla sin un esfuerzo descomunal.
 * Trazar el mapa celestial: sitúa la visión desde las estrellas, de manera de poder obtener una vista a vuelo de pájaro de una determinada zona.
 ** Lectura del texto divino: utiliza el firmamento para predecir los sucesos venideros, exteniendo la sensibilidad mística para obtener alegorías del destino.
 *** Bajar la Luna al cazador: otorga el detalle exacto de los acontecimientos que ocurrirán en una noche determinada y en un lugar exacto, de manera de poder considerar planes de contingencia.

Para mantener los secretos, la Ofuscación brinda ese manto de nieblas sobre la mente… colocando engaños y decepción en su interior, que impedirán la observación directa de quién la utiliza.

Haquim en persona investigó su propia vitæ, desarrollando la capacidad para afectar la de cualquiera que forme parte de la estirpe, según sea necesario para dar cuenta de quiénes han cometido crímenes contra ella. De allí viene Quietus.

Avatar de Usuario
Nyxe
Mensajes: 208
Registrado: Jue Ago 01, 2019 7:13 pm
Mensajes miarroba: 4.012
Antigüedad: 1 de Mayo de 2016

Re: [MCB] Presentación de personajes

#4

Mensaje por Nyxe » Jue Ago 22, 2019 1:32 am

Nombre personaje: Jayah

Clan: Ravnos

Naturaleza/Conducta: Protectora/Solitaria

Breve descripción física: A pesar del colorido de su carromato y sus marionetas, el aspecto de Jayah es extremadamente sobrio. Una figura encapuchada que viste completamente de negro, a veces acompañada por una lechuza que se posa en su brazo. A través de la capucha, sobresale un pelo castaño y ondulado que le llega hasta el pecho y oculta casi completamente sus rasgos cuando mira hacia abajo. Su voz, mas bien grave, es capaz de imitar el tono tanto de hombres como de mujeres y niños. No es raro por tanto que a veces la tomen por un muchacho, pero tenía algo más de veinte años cuando fue Abrazada.

Al apartarse la capucha revela un rostro con ojos profundos de color avellana y rasgos propios de algún lugar al Este. Si bien no posee la clase de belleza delicada a la que aspiran las mujeres nobles, goza de cierto atractivo, especialmente en la mirada.

Breve descripción psicológica: Tiende a hablar de forma críptica y a mostrar una sonrísa pícara, por lo que es dificil saber en que piensa o que intenciones tiene. A veces parece que trama algo y otras que actúa simplemente por capricho, pero siempre da la impresión de que sabe, entiende, o es capaz de percibir algo que a los demás se les escapa. Es posible que sea eso lo que le haya atraido al Castillo del Bran.

Breve historia personal: Jayah fue hija de dos buhoneros que recorrían los pueblos comprando y vendiendo paños, utensilios, y cualquier clase de herramienta de la que alguien pudiera querer deshacerse. No era una vida facil, y recuerda no pocas noches en las que pasó hambre o frío. De niña veía como los niños de los pueblos jugaban con muñecos y juguetes parecidos, pero sus padres nunca le dieron ninguno, hasta que un día cogió unos paños y un par de botones y se hizo a sí misma un muñeco de trapo. Sus padres la reprendieron por gastar los paños, y en cuanto apareció una mujer interesada en él, le obligaron a venderselo. "Puedes hacer más" le dijeron mientras pataleaba.

Efectivamente hizo más muñecas y marionetas, cada vez más bonitas, pero refunfuñaba cada vez que sus padres las vendían. Por más que eso les permitiese tener comida y un lugar caliente donde dormir, Jayah sentió durante mucho tiempo que le robaban lo que era suyo cada vez que tenía que deshacerse de uno de sus juguetes.

Algunos años después de perder el interés en jugar con muñecos, coincidieron en el camino con unos artistas ambulantes y les acompañaron durante más de un mes. Quien más fascinó a Jayah fue un malabarista apenas algo mayor que ella llamado Mihali, que al ver sus marionetas le propuso hacer un número para ganarse unas monedas. El espectáculo fue bien, y los padres de Jayah accedieron a quedarse más tiempo con los artistas.

Jayah y Mihali no tardaron en enamorarse, y a pesar de ser algo jóvenes, decidieron casarse. La vida pareció sonreirles durante varios años, y tuvieron un hijo al que llamaron Mayid. Pero todo aquello terminó cuando en un pueblo de Bulgaria, sin más razón aparente que el odio hacia los extranjeros, unos soldados incendiaron su campamento y pasaron por la espada a todos los que encontraron. Mayid fué el único que logro salvarse escondiéndose en un carromato, y no se atrevió a salir hasta después de que se pusiera el sol, encontró a su madre moribunda con el vientre desgarrado. El niño corrió a buscar ayuda, y Jayah no supo cuanto tiempo pasó hasta que lo vió aparecer junto a un hombre, en cuyos rasgos reconoció cierto parecido con Mihali. La figura le dijo que podía salvarla, si le ayudaba a matar a quien había provocado aquello, pero le advirtió que aquello significaría que jamás podría volver a ver a su hijo, ni la luz del Sol. Jayah dudó, sospechando lo que eso significaba, pero Mayid le pidió que se salvara, así que accedió, pensando que tampoco volvería a verlos si se negaba. -Te prometo que lo protegeré como si fuese mi propio hijo -dijo el hombre antes de Abrazarla.

Aquella noche murieron todos los soldados, y Jayah entendió por que no podía volver a ver a su hijo en cuanto sintió la sed de sangre. Tras una breve conversación, se despidió de su sire pidiéndole que le recordase a Mayid que le quería, y este le dijo que aunque no pudiese volver a ver a su hijo, sí podría conocer a sus nietos. Entonces Jayah tomó el último carromato y los dos de los caballos que se habían salvado y emprendió la marcha.

Desde entonces recorre los caminos. Ha viajado al Este y al Norte, y ha visto y aprendido cosas que pocos Vástagos y menos mortales alcanzan a imaginar. La puerta de su carromato nunca se abre por el día, pero sus caballos parecen conocer siempre el camino. A veces, se abre una pequeña ventana que muestra un teatrillo de marionetas, sin permitir ver nunca al titiritero. Por la noche, puede hacer números de magia y, si su humor le acompaña, de adivinación. Pero a veces sus marionetas parecen moverse sin que ella tire de los hilos, y han atraido a muchos niños incautos al interior de su carromato. Cuando regresan junto a sus padres muestran un humor extraño, pero parecen ilesos. Sin embargo aquellos hombres que han intentado entrar a la fuerza en su carromato, incluso en pleno día, no han vuelto a salir de él con vida.

Avatar de Usuario
JRM
Mensajes: 66
Registrado: Dom Ago 04, 2019 6:37 pm
Ubicación: Toledo

Re: [MCB] Presentación de personajes

#5

Mensaje por JRM » Sab Sep 14, 2019 11:52 pm

Nombre: Angélica de Nisa

Clan: Capadocio

Naturaleza: Filósofa

Conducta: Solitaria

Breve descripción física: Pese a llevar muerta casi dos siglos, Angélica parece una mujer de algo más de cuarenta años de cenicienta belleza. Apenas se vislumbra el azul en su faz extremadamente pálida, donde destacan unos ojos como de fuego verde, unos labios carnosos del color de la sangre fresca, una nariz larga, fina y puntiaguda, pómulos afilados y orejas también aguzadas. El cabello es de color castaño, largo y suele llevarlo recogido. Es una mujer delgada, alta, frágil en apariencia. Los huesos de sus brazos y manos pueden reconocerse bajo la piel.

Breve descripción psicológica: Es además una mente privilegiada, de pensamiento crítico y fría lógica, más perspicaz que curiosa. Reservada y cauta, consciente de su superioridad intelectual, amante de la meditación y el retiro, autosuficiente en muy alto grado.

Breve historia personal: Angélica nació en Nisa, Capadocia, en el Imperio Romano de Oriente de mediados del siglo X. Recibió una educación excepcional en Cesarea, al pie del monte Erciyes. Su condición de mujer provocó enormes discusiones entre sus tutores y decidió volver a Nisa. Aun con todo su conocimiento no pudo evitar la muerte temprana y horrible de sus padres. Este hecho la marcaría para siempre. Se obsesionó con la muerte, profanó tumbas, compró cadáveres, se volvió noctámbula. Prácticamente oculta durante más de cuarenta años, llamó la atención de un Antiguo del Clan de la Muerte que la abrazó en el año 1000. Se rumorea que el mismo Cappadocius pudo elegirla en tan sobresaliente fecha. En cualquier caso, pronto se convirtió en la figura más destacada del monasterio de Erciyes, por sus dones físicos y sus capacidades intelectuales. Dada su predilección por permanecer en un segundo plano, se marchó a Constantinopla al cumplir un siglo como Vástago. Su bagaje sobre la muerte y los no-muertos era inmenso ya, pero en esta ciudad gloriosa habría de redescubrir su interés por la vida y los nuevos conocimientos de los vivos. Por supuesto, investigó los remanentes de la Trinidad que dirigió a la sociedad vampírica en la ciudad en un pasado reciente y dorado.
En 1198 recibió una carta de un miembro de su clan que conocía de las reuniones en Erciyes. Se había establecido en Transilvania, al otro lado de los Cárpatos desde el Este, una región que sonaba salvaje a oídos de Angélica. Le contaba que en una zona dominada por el Castillo del Bran, la noche se había hecho eterna. Angélica sonrió. Hubiera reído a carcajadas si no reconociera en su interlocutor una cierta comprensión y penetración de entendimiento. La instaba a comprobarlo por sí misma y la halagaba en cuanto a la posibilidad de hallar una explicación. El viaje, como todos los viajes para los Condenados, no sería un paseo. Una noche eterna… como la muerte.

Disciplinas: Auspex Fortaleza Necromancia (Senda del Cadáver dentro del Monstruo)

Rituales de Necromancia:
Visión Final
Mano de Gloria
Estruendo de los Condenados
Spoiler
Mostrar
ImagenAngélica unos años antes de ser Abrazada.

Avatar de Usuario
Vincent Blackhill
Mensajes: 33
Registrado: Mié Dic 04, 2019 4:20 pm

Re: [MCB] Presentación de personajes

#6

Mensaje por Vincent Blackhill » Dom Dic 08, 2019 12:01 pm

Esbozo muy inicial del personaje. A la espera de rolear un poco con él para darle forma completa en base a esta idea sencilla.


Nombre personaje: William Adamus

Clan: Malkavian

Naturaleza/Conducta: Hosco / Director

Breve descripción física:
Imagen

Breve descripción psicológica: Dejaremos atrás el cómo era William antes de ser abrazado pues cuando el don de Caín le fue otorgado algo en su interior se fragmentó. La locura le cambió pero de formas más profundas que la locura en sí misma. El mero hecho de convivir con ella hizo que su carácter se endureciera, que su rabia contra el mundo y contra él mismo creciera en su interior. Poca gente sabe lo que es vivir con el miedo a uno mismo, con el terror que infunde el no saber cuándo o porqué, con la sensación de nunca estar solo y, sin duda, nunca poder escapar. La mente es compleja y genera mecanismos de defensa extraños a los sucesos más traumáticos de nuestra existencia. A veces los olvidamos, a veces los tergiversamos porque no somos capaces de afrontar la realidad. William convive con su locura a través de cierto sentido del humor negro que le ayuda a quitar importancia a lo que en realidad es el eje central de su existencia: el miedo. El miedo a que todo empeore, el miedo a que esas voces que le atormentan puedan con él y, sobre todo, el miedo a que él mismo acabe siendo una voz en la mente de otra persona porque, ¿quién le asegura que esas voces no pueden acabar siendo él y él una de esas voces?

Breve historia personal: William busca. No importa lo que fuera antes de ser abrazado, a qué se dedicase o cuáles fueran sus aspiraciones. Lo único que importa es que no tuvo una vida sencilla y que sus fantasmas son ahora sus miedos y azotes. Y ahora William busca. Busca la manera de sentir paz, la manera de no tener miedo, la manera de librarse de su pasado o, al menos, la forma de convivir con él sin sentir que una mano helada le atenaza el corazón y lo aprieta hasta exprimir hasta la última gota de alma que en él se halla.
"La locura no se puede curar" dicen, de la misma forma que el sol tiene que salir cada mañana, ¿no?
Las arenas del tiempo no siempre consiguen sepultar el dolor y llegar al olvido. A veces nuestra maldición es, precisamente, recordar.

Editor completo

Volver a “El Castillo del Bran”